Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

lunes, 12 de octubre de 2015

CAPÍTULO UNO: UN REINO SOLITARIO






Es un enorme placer tenerlos nuevamente visitando el blog de Para decir adiós:Las dos Princesas, hoy quiero volver a compartir con todos ustedes el primer capítulo de éste primer tomo de la serie, se trata de "Un reino solitario".

Tratándose de la introducción del universo del Reino Etéreo y todos sus personajes, en el se narra el mismo origen de todas las cosas, de como la Magia formó a la primera Hada y al primer Elfo, de como ellos dieron vida al Reino Etéreo y como en la época más oscura tuvieron que nacer las hadas madrinas.    



En total Las dos Princesas se compone de 19 capítulos, este es el primero de ellos, espero lo disfruten y si pueden me regalen un comentario, los dejo con Matka y Älvor.








Un reino solitario.

La obscuridad y el silencio que habían Reinado en aquel infinito vacío fueron rotos por un potente y albo fulgor, el cual se unió al susurro de una melodía.


Mientras aquella hermosa sinfonía de cándidos y bajos sonidos se iba haciendo intensa, la luz pasó a través de ella haciéndola dividirse en siete danzantes haces, que en su frenético baile terminaron por llenar el inmenso vacío.

Fue entonces cuando surgió Matka, quien al verse sola en aquella etérea inmensidad decidió dormir por un largo tiempo. Mientras su conciencia se encontraba ausente soñó con la Magia creadora, quien le encomendó trabajar en un monumental proyecto, por lo que dentro de aquella ensoñación, llena de enormes ansias, Matka  comenzó a moldear la luz y la melodía en colosales prismas, con los que después dio forma a hermosos y altos castillos.

Al terminar su primer labor, sin tomar descanso, los siguió moldeando pero ahora como arces y sauces, a los que colocó rodeando a la magnífica ciudad, finalmente les dio la forma de un esplendido lago de color azul turquesa de cálidas y cristalinas aguas, en el que muy cansada tras tan arduo trabajo decidió tomar un baño, fue así como finalizó el sueño.

Matka despertó, al abrir los ojos vio al horizonte, ya no se encontraba sola en aquel vasto vacio, todo lo que había soñado se había vuelto realidad. 

Así fue como nació Älfheim, el Reino de los Elfos.

La Magia estaba complacida con el esplendido trabajo que Matka había hecho, pero se lamentó al ver a su querida hija tan sola en aquel magnifico reino, así que se decidió a entonar una nueva melodía, solo que esta sonó diferente.

Parecía un gran estruendo de graves sonidos, Matka estaba maravillada ante aquella resonancia, así que abandonó Älfheim en busca del lugar de donde ésta provenía, sin embargo así como aquella canción comenzó de improviso, así también de repente terminó, al ya no escucharla más, Matka se desplomó llorando de tristeza por no poder seguir deleitándose de aquella armonía, la cual había amado desde que oyó su primer acorde.

Muy lejos de donde Matka se hallaba abatida, había nacido Älvor, quien durante un largo tiempo exploró la inmensidad en la cual creía encontrarse solo, hasta que de repente fue alcanzado por una lagrima que cayó justo en su frente, intrigado comenzó a buscar de donde había venido ésta, pero no obtuvo resultados, por lo que no se rindió y siguió buscando, hasta que sin aviso, fue alcanzado por otra lagrima y luego por otra, las cuales fueron seguidas también por muchas otras más que al unirse fueron formando una gran cascada que desembocó creando un hermoso lago.


Maravillado con la exuberante caída de agua, el solitario Älvor se acercó al lago, donde por primera vez la luz le permitió ver su reflejo, se sumergió en aquellas dulces aguas con sabor a miel y nadó hacia la cascada, pero ante aquella cortina de agua, Älvor ya no vio su propia imagen reflejada, sino que la vio a ella.


Extasiado contempló aquella hermosa figura por un largo momento, mientras la observaba, ella le hizo sentir una reconfortante sensación de complemento, entonces  Älvor se enamoró perdidamente del ser que estaba viendo sabiendo en su interior que su nombre era Matka, así que dejó a un lado cualquier temor y se a decidió atravesar aquel liquido muro.


Tras de él no encontró nada más, en su afán por localizarla comenzó a llamarla con poderosos gritos, aquellos estruendos resonaron llenando el vacío y formaron poderosos truenos que se desplomaron directamente sobre el lago, las innumerables gotas de agua que se levantaron con aquellos impactos cayeron en el vacío y fueron formando incontables láminas de metal argentado, las cuales se unieron unas a otras hasta formar imponentes castillos, estupefacto, Älvor vio aquel portento de urbe y decidió que en cuanto encontrará a Matka se la brindaría como un regalo, sin embargo por un instante se avergonzó de sus propios pensamientos, consciente que ni siquiera aquella maravilla sería suficiente para honrar la infinita belleza de ella.


Así fue como nació Valdur, el Reino de las Hadas.


Desde que escuchó los gritos, Matka buscó interminablemente de donde venían, sin embargo cuando llegó al lugar de su origen solo encontró más de aquel inmenso vació que la rodeaba, en el momento en que los gritos de aquella grave voz que decía su nombre cesaron, inconsolable Matka volvió a desfallecer.


Älvor se encontraba exhausto de tanto llamar a Matka sin obtener ningún resultado, así que afligido se sumergió en el lago, decidido a no salir nunca más de él, totalmente convencido que sin ella no había nada ahí que hiciera interesante la eternidad, sin embargo, antes de sumergirse no pudo evitar nombrarla por última vez con un leve susurro, el cual viajó por aquel vasto vacío hasta llegar a los oídos de Matka, quien llena de emoción musitó en respuesta un nombre, Älvor.


Al escuchar aquel llamado, Älvor se levantó de las aguas y comenzó a gritar aún con más fuerza el nombre de Matka, quien al oír nuevamente la voz que tanto había amado, respondió gritando llena de fuerza, aquellos sonidos fueron uniéndose hasta crear un estruendo que hizo estallar el vacío, Älvor nuevamente vio a Matka a través de la cascada, llenó de dicha la atravesó, solo que en esta ocasión no encontró el vacío, ahora aquella inmensidad estaba llena de arboles, plantas y prados que formaban el más magnifico de los paisajes y al centro de todo, ella  estaba ahí, entonces se vieron y sonrieron sabiendo que no se separarían por toda la eternidad.


De su primer abrazo nació su primogénito, el segundo Elfo, instantes después con su primer beso, nació su hija, la segunda Hada.


Fue así, con la indisoluble y eterna unión de los Reinos de Älfheim y Valdur que se originó el Reino Etéreo, sin embargo a pesar de su inmensa felicidad, la Familia Real se encontró con que seguían reinando sobre un reino vacío, en el que nada había por hacer, por lo que entonces decidieron dormir.


Älvor y Matka soñaron cada uno con tres esplendidas ciudades, Hovmod, Schönheit y Hoffnung, gobernadas por Lakmostva, Krása y Nadëje, Nobles Altas Señoras Hadas y Griskhed, Uskyldighel y Tapferkeit, gobernados por Motanleiki, Stolz y Mot, Dignos Altos Señores Elfos, sin embargo para Älvor, momentos antes de despertar aquella esplendida fantasía se tornó en un mal sueño.


Cuando la Familia Real despertó de su larga siesta, se vieron rodeados por las tres Nobles Altas Señoras Hadas y por los tres Dignos Altos Señores Elfos, quienes vehementes les comunicaron que las seis ciudades de sus sueños eran ahora una realidad.


La Familia Real se llenó de regocijo, las nacientes Hadas y los Elfos se inclinaron ante ellos, sometiéndose a la voluntad del sabio Rey Älvor y la ecuánime Reina Matka, sin embargo mientras hacían la reverencia, el Rey pudo ver, que apartado de todos había un séptimo visitante, se trataba de Hadi, Digno Alto Señor Elfo de Eitur, quien al presentarse se negó a someterse al señorío de Älvor, la Reina Matka intentó convencer al Digno Alto Señor Elfo de Eitur, pero solo consiguió que este se encolerizara más, cuando el Rey Älvor se acercó para brindar un abrazo de conciliación a quien le dijo consideraba uno más de sus hijos, el orgulloso Hadi lo rechazó arrojándolo.


Todos se sorprendieron ante el acto de violencia de Hadi, en el Reino Etéreo jamás antes había existido un hecho de agresión, el cuarto Señor Elfo al sentirse fortalecido ante la sensación que le brindó ver al Rey de todos los Elfos y las Hadas postrado a sus pies, reclamó con iracundos gritos a Matka el haberles entregados a cada uno de sus hijos, el regalo de magnificas ciudades sobre las cuales no podrían gobernar por ellos mismos, por lo que exigió que a cada uno se le entregará el señorío de cada una de esas sublimes urbes.


Desgraciadamente su clamor se esparció, llegando al fondo de los corazones de Motanleiki y Lakmostva, despertando la codicia en su antes puro interior, haciendo que ellos se rebelaran también ante sus creadores, atemorizados el resto de los Dignos Altos Señores Elfos y Nobles Altas Señoras Hadas pidieron al Rey Älvor que actuara con fuerza y cesará aquel clamor, pero el Rey consideraba a cada uno de los sediciosos como sus hijos por lo que se negó tajantemente a enfrentarlos.


Sin oposición alguna Hadi, Motanleiki y Lakmostva se marcharon a gobernar libremente sobre sus ciudades sin la tutela de la Familia Real, creando un sisma en el hasta entonces apacible Reino Etéreo.


El resto de los Altos Señores sabían que no pasaría mucho tiempo para que a los subversivos regir sobre sus ciudades les resultara insuficiente y trataran de apoderarse de todo cuanto había en el Reino Etéreo y aún cuando por naturaleza temían a la violencia, inexorablemente tendrían que oponerles furiosa resistencia, así  que instaron a la Reina Matka y al Rey Älvor para que envistieran a uno de sus primeros hijos, desde ese momento y por toda la eternidad, como el Majestuoso Protector Superior del Reino Etéreo.

   
La guerra fue larga y devastadora para el ánimo de la Familia Real, sin embargo Hadi, Motanleiki y Lakmostva finalmente fueron vencidos, Motanleiki y Lakmostva pidieron perdón y se sometieron al imperio de los Reyes y a la tutela del resto de los Altos Señores, quienes con felicidad les perdonaron sus fallas y los admitieron de vuelta, sin embargo Hadi solo fingió someterse y jurar fidelidad, esperando oportunamente el momento en que el Rey Älvor se acercó a recibirle brindándole a su hijo un sincero abrazo, para que aquel lo atacara con todo su odio, intentando destruirlo plenamente para así convertirse en el único gobernante del Reino Etéreo, pero el Majestuoso Protector Superior del Reino Etéreo, quien nunca confió en Hadi, se interpuso entre su padre y su atacante, asestando una mortal herida a hermano, quien vencido huyó hacia Eitur, derramando en su camino siete lagrimas, todas ellas llenas de ira, envidia y frustración.


De cada una de aquellas lagrimas, surgió un dragón.


Los furiosos dragones atacaron Hovmod, Schönheit, Hoffnung y Griskhed, las cuales sin la protección de sus Señores fueron totalmente devastadas, sus regentes habían huido hacia Valdur a reclamar la  protección de la Familia Real, ante lo cual los Reyes ordenaron al Majestuoso Protector Superior del Reino Etéreo que  acudiera al encuentro de los dragones, destruyéndolos en la Sombría  Batalla del Lago.


Con cada uno de los colmillos de los dragones, en las puertas de la amurallada ciudad de Eitur, fueron inscritas en la lengua de las Hadas y los Elfos, las palabras cobardía, codicia, ira, soberbia y traición, para que por toda la eternidad fueran recordadas como el símbolo de las bajas acciones de Hadi en contra de sus creadores, siendo además cambiado desde ese día, el titulo de Hadi por el del Indigno Alto Señor Elfo de Eitur.


Desde el interior de la ciudad, el maligno Elfo juró que algún día se vengaría de aquella deshonra, sin embargo la Magia había planeado para ese día un acontecimiento aún más trascendental para el Reino Etéreo que el exilio de Hadi.


Mientras se desarrolló la contienda, los inicuos dragones exhalaron de sus fauces chorros de fuego, los que al impactarse con las aguas del lago de Valdur, evaporaron parte de este, entonces el resto de la lid se llevó a cabo en medio de la oscuridad provocada por aquella neblina, es por eso que dicha gesta es recordada en la historia de los Elfos y las Hadas como la Sombría  Batalla del Lago.


Cuando por fin la contienda terminó con la derrota de los hijos de Hadi, el Majestuoso Protector Superior del Reino Etéreo se marchó con los restos de los dragones hacia Eitur, sin percibir que aquel vaho, mezcla de la pureza de Matka y la malevolencia de los dragones, no se condensó como una lluvia que regresara al lago del cual había nacido, sino que se fue densificando en una materia distinta, con vida, de la que se erigieron el resto de las criaturas que actualmente moran en el Reino Etéreo, Goblins, Gnomos, Trasgos, Centauros, Unicornios, Hidras,  y un sinfín de entes más, algunos con nombres imposibles de pronunciar en ninguna de las lenguas que usan los mortales, cuando todos ellos despertaron a la vida y  tuvieron conciencia de su ser, fueron libres de elegir la senda de Matka o la senda del dragón. 


Con el transcurrir del tiempo, desde su exilio en Eitur, el Indigno Alto Señor Elfo tuvo una revelación, los seres etéreos no estaban solos en aquel infinito, más allá del Reino Etéreo, existía un Reino distinto, intrigado Hadi se asomó a él, y descubrió el Reino Corpóreo, centrando su atención en un lugar al que nombró Smrt, en el cual habían surgido criaturas con libre albedrio, capaces de cometer los más nobles actos de bondad o los más deleznables actos de perversidad, sabedor que en la gran batalla que se libraría algún día, la raza humana podría inclinar la balanza a su favor, se decidió a forzarlos para que aceptaran su maligna influencia.


Ni los perversos planes de Hadi, ni ningún otro acontecimiento que se suscitara en el Reino Etéreo pasaba desapercibido para la Magia, por lo que hizo saber a la Reina Matka y al Rey Älvor el terrible destino que Hadi planeaba para los hombres, entonces el Alto Consejo fue llamado para resolver como se le brindaría protección al  Reino Corpóreo.


La decisión no era fácil, el imponer la bondad sobre los corazones de los nacientes seres, sería una tiranía tan terrible como la de Hadi,  únicamente con diferente opresor, por lo cual tras largas deliberaciones decidieron invocar a la Magia, para que esta les mostrara la respuesta, al terminar su suplica la Reina Matka tuvo una visión.


La Magia le mostró el camino que les permitiría guiar a los hombres por la senda que debían tomar, fue a partir de ese momento que el destino de las Hadas y los seres humanos estaría ligado mientras estos caminaran sobre Smrt, para que las nobles Hadas los guiaran en los momentos en que sus almas entraran en conflicto.


Fue así como nacieron las Hadas Madrinas.



Era una calurosa mañana de julio, sin embargo no fue el agobiante calor, lo que despertó a Laura, sino el dulce recuerdo de su abuelo, desgraciadamente para la ahora joven mujer, fueron pocos los años de convivencia pero se encontraban llenos de memorias que ella aquilataba ampliamente, una sensación de calma y paz la seguía inundado, como si aún no hubiera despertado de aquel sueño en el que recordó la primera vez que su abuelo Sigfred le contó con aquella voz que parecía un susurro,  una historia, su favorita entre todos los relatos de Hadas y Elfos que muchas veces le narró y que ahora  ni siquiera recordaba ya cuantas veces ella a su vez se la había contado a sus hijos.

Alegremente se puso de pie, se calzó las pantuflas y después de asearse, comenzó a descender las escaleras de la casa, esperaba que su pequeña ya estuviera despierta para que mientras le preparaba el desayuno, volviera a contarle los orígenes de Älfheim y Valdur, ella también amaba esa historia.


Laura venía pensando en lo bien que había comenzado aquel día, cuando al bajar del último escalón se sorprendió al escuchar un incesante y quedo llanto que provenía del estudio, su corazón se agitó y corrió a toda velocidad hacia allá, era un llanto que le era muy conocido y que siempre le detenía el corazón, cuando entró vio a su pequeña viendo fijamente al interior de la pecera en donde se encontraba Colorcito. 

18 comentarios:

  1. Hadi me recuerda a Loki, y el protector a Heimdall (Soy un poco boba por la mezcla entre mitología y la películas de Marvel). Hermoso, puedes imaginar todo, los horribles dragones, la hermosa Matka. Awww, me encanta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisímas gracias por tus palabras en verdad te las agradezco, escribo esperando compartir las emociones que yo sentí haciendolo con aquellos que me honran con la lectura de mis narraciones.
      Espero que cuando leas la historia completa sea también de tu agrado.
      Por cierto aquí en el blog, está el segundo capítulo, ojala que cuando tengas un tiempito me lo regales para leerlo tambien.
      Muchas gracias, saludos desde Chiapas, México.

      Eliminar
  2. Me gusto la forma que le diste, esto te hace recapacitar, en todos los tiempos siempre a existido la envidia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, la envidia y los deseos sin cumplir son los principales causantes de la infelicidad, sin embargo y sin justificar a Hadi, pero lo narrado aquí es la versión de los vencedores, un poco distinta a la versión del Señor de Eitur y diversa tambien finalmente a la verdad, quiza en el fondo tampoco es tan malo. Espero poder compartir muy pronto esa parte de la historia contada en un cuento corto que se llama "El Invencible."

      Millones de gracias por regalarme tu tiempo y por comentar.

      Eliminar
  3. Me gusto la forma que le diste, esto te hace recapacitar, en todos los tiempos siempre a existido la envidia.

    ResponderEliminar
  4. Amigo J. F. Dominguez debo admitir que todas las historias que contengan hadas y dragones me fasinan, seguire esta historia q se tendra cosillas inesperadas e interesantes, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias te agradezco enormemente tu amabilidad.

    ResponderEliminar
  6. Mara villosa historia esperando lo siguiente todo sobre magia y adas me facinan y la magia la vivo al maximo te cuento que en mi casa hay un pedazo de patio donde tengo que cortar el pasto y me encontre una piedra muy bonita para mi gusto quizas no es lo bello de la piedra sino lo que yo forme de ella les dije a mi amado y familia que era una piedra con magia jeje que si le haciamos preguntas ella te contestaba se hizo una polemica por que un tio como se lo dije le encanto quizas no es la piedra hermosa sino lo que yo trasforme y le di vida a esa pequeña piedra jeje quizas por que vivo en parte de mi vida en un cilencio donde me gustaria que me contestaran jeje y de ahi salio la chispa divina.... gracias por compartir la historia me gusto mucho un fuerte abrazo y dios te bendiga ate.R.CH.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, me ha encantado lo que me has contado, millones de gracias por la confianza para compartirlo, esa es precisamente la magia a la que podemos aspirar en la vida real a dotar de fantasía e ilusión a cosas que para el resto son solo singulares. Cuando yo era un niño mi madre jugaba conmigo a que me visitaba una hormiga que venía de Francia, esa hormiga imaginaria con la voz de mi madre era mi mejor amiga, a medida que fui creciendo aparentemente mi madre sintió que yo no tenia edad para seguir con eso juego, así que un día la hormiga se despidió de mi, recuerdo que mi madre lloró ese día al dar termino a ese mágico juego y a una ilusión que conservaré por el resto de mi vida. Saludos

      Eliminar
  7. Así k este es él principio..muy chulo me gusta,casi puedo visualizarlos,poner rostro y vestimentas a estos mágicos seres,y él mensaje profundo k hay detrás,k siempre han existido buenos y malos instintos,él libre albedrío para elegir entre ambos y la magia,muy bello,bsoss y bendiciones kerido amigo J.F.Dominguez,k pases buen dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me llena de animo que la narración te gustara, mil gracias amiga, bendiciones para ti.

      Eliminar
  8. Así k este es él principio..muy chulo me gusta,casi puedo visualizarlos,poner rostro y vestimentas a estos mágicos seres,y él mensaje profundo k hay detrás,k siempre han existido buenos y malos instintos,él libre albedrío para elegir entre ambos y la magia,muy bello,bsoss y bendiciones kerido amigo J.F.Dominguez,k pases buen dia

    ResponderEliminar
  9. Buenas, me ha encantado absolutamente. Hay muchas historias de hadas, elfos y demás seres mágicos pero simplemente aparecen, no sabemos de dónde han salido. Me parece muy hermoso y original que la historia narre su origen, el origen del mundo etéreo. Y la primera unión, llamándose el uno al otro hasta encontrarse, es muy romántica. Felicidades. Megabesazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da un gusto enorme que te haya agradado la historia, muchas gracias por el regalo de tu tiempo y por tu generosidad para comentar, como un gran aficionado a los cómics y al cine trato de hacer la narración lo más ágil y visual posible, espero haberlo logrado.

      Eliminar
  10. ¡Menudo inicio! Has narrado muy bien toda una epopeya, casi diría el génesis de un universo. Muy entretenido y, leyendo el final, parece que esa historia intemporal se enlaza con el presente eso me gusta. En otro rato, leo lo que le ha pasado a Colorcito. Gracias por compartir tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tus palabras y por el tiempo dedicado a leer mis narraciones, saludos.

      Eliminar
  11. como prometí aquí estoy en el primero , me ha gustado mucho. En otro rato sigo con el segundo. gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, ojala que te guste el resto, espero tu opinión de los otros capítulos siempre es bueno para seguir creciendo, saludos afectuosos

      Eliminar