Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

viernes, 29 de enero de 2016

Reseña de Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons






Bienvenidos nuevamente, les doy millones de gracias por su enorme generosidad para leer lo que publico en este espacio.

Tras haber realizado tres reseñas de autores noveles, ahora toca el turno de realizar la de uno de los clásicos más grandes del comic de superhéroes, el cual elevó en América a un medio de expresión considerado solo para niños a su adultez y sin embargo irónicamente estuvo a punto de llevarlo también a su posterior extinción.  

Antes de amar la literatura, me enamoré perdidamente de los comics, todo comenzó en la convalecencia de una enfermedad a los cinco años, cuando mi padre me regaló una serie de ellos entre los que recuerdo perfectamente se encontraba el primer enfrentamiento de Spiderman con Electro, de inmediato quedé prendado por los dinámicos dibujos de Steve Ditko y la ágil narración de Stan Lee.

Aproximadamente dos años después descubrí uno de los comics realizados por uno de los más grandes artistas de ese medio “The Spirit” y mi fascinación siguió creciendo, hasta toparme con el comic europeo, continente en donde dicho arte siempre pareció ser más maduro.

En esa misma época comencé a leer también las historias de Rius y la insuperable “Familia Burrón” para mí por mucho lo mejor que se ha hecho en México. 

El comic, llamado por muchos como el noveno arte, es un medio de expresión secuencial, incluso más emparentado con el cine que con la propia literatura, en ambos casos el propósito es contar una historia y puede realizarse a través de la secuencia de imágenes que no necesariamente deben llevar palabras, sin embargo tanto uno como el otro deben de nacer de un guión escrito, lo que nunca podrá separarlos de la literatura.

En el comic pueden tratarse todos los géneros, los hay de terror, de crítica social, eróticos, existenciales, comedias y uno muy particular nacido en 1938 en los Estados Unidos, que es el comic de superhéroes.  

Al comic de superhéroes le ha costado ser aceptado como un arte, más allá de ser solo un medio de entretenimiento infantil, sin embargo gracias a dos autores esto cambió, ellos fueron Frank Miller y Alan Moore.

Alan Moore, es un autor que se había labrado un merecido prestigio en su país natal, con historias maduras y de una mordaz crítica política y social a la opresiva Gran Bretaña de Margaret Thatcher.  



En un movimiento arriesgado DC comics, el gigante que maneja a Superman y Batman, decidió traerlo para un comic llamado Swampthing, lo que Moore hizo ahí, es arte puro, narrando historias con una madurez propia de un maestro, lo que al autor le abrió las puertas para un arriesgado proyecto.

Watchmen, fue una serie limitada, después publicada como novela gráfica, que en un inicio fue planeada para presentar a personajes ya existentes de DC, como Bluebettle, the Question, the Atom y the Peacemaker, en una compleja historia, sin embargo al final los directivos de la editorial preocupados por los enormes cambios que la historia ofrecía para sus personajes consolidados decidió dar marcha atrás a su decisión y le pidió a Moore que creará personajes nuevos para su obra.



Sin embargo es fácil identificar a quien corresponde cada personaje respecto a su concepción original con los personajes viejos.  

La grandeza de Watchmen como obra, ha trascendido al comic, incluso está considerada por Time entre las mejores 100 novelas en lengua inglesa del siglo XX, a la par de obras como Todos los hombres del rey, Rebelión en la granja, La naranja mecánica, El gran Gatsby, 1984, El león, la bruja y el ropero, El guardián entre el centeno, El señor de los anillos, El señor de las moscas, Lolita, Matar a un ruiseñor entre otras.

Lo anterior más allá de lo discutible que pueden ser esas listas, constituye un logro monumental para un comic y sobre todo para uno de superhéroes.

De ese tamaño es la grandeza de esta obra. 

Dicho lo anterior, va la reseña de “Watchmen”



Nombre del libro: Watchmen.
Autores: Alan Moore y Dave Gibbons.
Páginas: 184
Editorial: DC comics.
Año: 1986
Género: Superhéroes.
Donde adquirirlo:
·        Amazon.com
·        Casa del libro
·        Librerías Ghandi 

Te gustará sí:  
Simplemente si te gusta la literatura, te encantará esta obra, es un referente de las novelas del siglo pasado independientemente de que se traté de un comic siendo además un referente de la cultura pop, por lo que considero que es de lectura obligada para todos los amantes del arte.

No te interesará sí: 
Te gusta la literatura ligera y no quieres una obra que te haga pensar y capture tu atención incluso cuando ya hayas cerrado sus páginas.

Dirigido a:  
Quienes buscan pensar con buena literatura y aman cualquier forma de expresión del arte, la obra es brutal y fuerte no la aconsejo para menores de edad.

De que va: 
En una realidad alterna, el mundo se encuentra al borde del colapso nuclear, la tensión de la guerra fría ha venido creciendo al punto que lo único que mantiene a raya a ambas potencias de desatar el infierno, es la existencia del Doctor Manhattan, el único superhombre de ese mundo, con el poder parecido al de un dios.

Mientras tanto una amenaza se cierne sobre los superhéroes en retiro, el comediante ha sido asesinado y parece que el resto puede correr la misma suerte.

Rorschach, el único vigilante que ha continuado en activo a pesar de la prohibición gubernamental, investiga la muerte de su ex socio, pero en lugar de encontrar respuestas el misterio aumenta con cada descubrimiento.

Los hechos que se van suscitando provocan que el Dr. Manhattan comience a perder su nexo con la humanidad, lo que desata el terror de que pueda transformarse en una amenaza aun mayor que la guerra nuclear.   

Lo bueno:

La historia te atrapa, los dibujos son sobrios y perfectos para la historia que está contando,  es una historia de personas que visten trajes vistosos y cuentan con habilidades más allá de la imaginación, pero la trama se centra en su humanidad, sus debilidades, sueños rotos y sus aspiraciones futuras.  

Lo malo:  

No tiene ningún punto malo, es una obra que roza la perfección.

Valoración final: 

INDISPENSABLE.

Es una obra magistral, que contiene uno de los momentos favoritos para quien esto escribe en cualquier modo de expresión del arte.
Hay un momento en el que el Dr. Manhattan, quien puede ver el futuro que se relacione con él, le anuncia en una discusión a su amada Silk Spectre, que él sabe que tras su conversación  ella terminará llorando.

En ese momento y en esas viñetas –trama que no reproduzco porque sería un imperdonable spoiler- se plasma de la mejor manera posible la fragilidad de la existencia del ser humano, lo minúsculos que somos en un contexto universal, pero como a pesar de ello nuestra existencia es un milagro único e irrepetible.

La primera vez que lo leí y tal como se lo había anunciado el Dr. Manhattan a  Silk Spectre, yo también terminé como ella con lágrimas en los ojos. 

También recomiendo no perderse su adaptación cinematográfica, a través del excelente trabajo de Zack Snyder, la entrada de los créditos teniendo de fondo “The Times They Are A Changin” de Bob Dylan, es de las mejores que he visto en mi vida, solo ella vale la pena el boleto.

De preferencia y si la consiguen vean la versión extendida que incluye los relatos del navío negro, hace la experiencia aún más parecida a la lectura de la novela.  


miércoles, 27 de enero de 2016

Vietnam, el pueblo que desciende de un hada y un dragón.









Nuevamente mil gracias por la enorme amabilidad que tienen para visitar este espacio.

Hoy quiero continuar relatándoles otro de los mitos de hadas con los cuales he quedado encantado, en este caso se trata de un mito oriental, que es parte fundamental del folclore de Vietnam, al grado que el pueblo vietnamita lo considera el origen de su nación y no se trata de un origen cualquiera sino uno tan hermoso que les dice que son hijos de un hada y un dragón.

Au Co y Lạc Long Quân se enamoraron perdidamente, pero su relación se torna prácticamente imposible, ella es una hija del aire y él un hijo del fuego.



En mis libros, en los que narro las gestas de Löria y Montserrat, todos los seres mágicos vienen de un lugar llamado el Reino Etéreo, el cual fue creado por la Reina Matka, la primer hada, y por el Rey Älvor, el primero de los elfos.

El mito de los hijos del viento y del fuego, me impactó tanto que busqué hacer una adaptación llevada a los sucesos que creé para el Reino Etéreo, plasmándolos en una narración que titulé  “El juego del nombre”.

El cuento de “El juego del nombre”, es algo largo para reproducirlo aquí completo y está planeado para ser editado en conjunto con otros cuentos cortos, por ello para entender plenamente los sucesos que se narran ahí, habría que leer previamente el cuento de “El invencible” y a su vez para disfrutar éste habría que leer “Una fracción del infinito.”

Si deseas leerlos completos  solamente déjame en los comentarios tu correo electrónico y será un placer enviártelos sin ningún costo, por lo pronto y como no es mi deseo quitarles tanto tiempo ni abrumarlos con tantas palabras, reproduzco aquí únicamente la parte final de “El juego del nombre” en el que se narra plenamente el mito Vietnamita y buscando que puedan disfrutarlo más hago un pequeñísimo resumen de los hechos previos.



En el Reino Etéreo prácticamente todos los Elfos y Hadas viven en paz, con la excepción de Hadi, un príncipe Elfo que considera que su padre el Rey Älvor, no le concedió los honores que merecía, los cuales fueron otorgados a la princesa Löria, por tanto ha emprendido diferentes gestas en contra del resto de pueblos.

En la última de ellas se hizo de un ejército de 500 dragones, tratando de dar cumplimiento a una profecía que decía que uno de ellos sería el invencible.

Hadi está seguro que el invencible es Verden, un pacifico dragón que se niega a convertirse en guerrero y que se ha compenetrado a tal grado con la cultura de los elfos que quisiera convertirse en uno de ellos. 

Syren es un hada, que como Verden habita en Eitur, ciudad regida por Hadi, sitio en el cual los elfos y las hadas son muy orgullosos y desprecian al resto de criaturas del Reino Etéreo, es por ello que cuando Syren se enamora de Verden, es reprendida por su padre Dei Lai, al grado de desterrarla a Smrt, que es como los seres mágicos llaman a la tierra.

Mientras Syren y Verden hacían crecer su romance, inventaron un juego en el cual se presentaban diariamente con un nombre diferente, los últimos nombres con los que lo hicieron antes del destierro de Syren fueron Au Co y Lạc Long Quân.

Verden, ya haciéndose llamar Lạc Long Quân, termina reconciliándose con Hadi, quien como premio lo convierte en un Elfo y lo envía a Smrt –La tierra-  justamente al lugar donde se encontraba Syren –Au Co- , es en este punto donde inicia el resto de la historia, el cual se presenta con el punto de vista de varios personajes, nombrando al inicio a quién de ellos corresponde.

Ojala sea de su agrado. 




 
Syren.

Hace ya mucho tiempo que llegue a esta extraña tierra, debería encontrarme acostumbrada a la ausencia de todo cuanto amé, sin embargo en éste exilio sigo extrañando a Verden como si se tratare del primer día en que fuimos separados e incluso a pesar de sus acciones sigo echando de menos a mis padres, lo que no extraño es a las montañas.

Nunca imagine que en Smrt hubiera tal belleza, aquí hay cumbres en medio del mar, gigantescas rocas totalmente rodeadas por el agua como nunca las había visto en ningún lugar del Reino Etéreo, su belleza mitiga el dolor de mi destierro, he elegido como mi casa la montaña más alta de estas tierras, la he llamado Fan Si Pan.

Aquí las criaturas son tan frágiles, su vida es tan efímera, he visto pasar a generaciones de elefantes, osos, ciervos, tigres, panteras, monos y aves, todos me han brindado su confianza y amor, compartiendo generosamente esta tierra conmigo y yo he compartido las razones de mi sufrir con ellos, me consideran una Princesa de las montañas y creen que Dei Lai es un Rey de una lejana tierra que me envió a prestarles protección.   

Cuando llegué, el primero que se acercó a mí fue un mono, cuando me vio surgir de entre la bruma que rodeaba la montaña, se acercó curioso hasta mí, tomó mi mano y me preguntó:

“Princesa Hada de las Montañas permíteme conocer tu nombre.”

Lo vi durante un tiempo sin responder nada, no quería tener nada que ver con mi vida anterior, estaba tan molesta que quería romper cualquier cadena que me ligara a mi padre, incluso al nombre Elfo que él me dio, así que recordé el último de los nombres con el que me presenté ante el único ser que verdaderamente me conocía y entonces lo adopté como mi nombre para el resto de la eternidad, así que con convicción le respondí:

“Soy Au Co.

La protectora de todo cuanto hay en estas tierras, llamadas Au Viet.”  

Au Co.  

La enorme criatura que se encuentra a escasa distancia de mí desgraciadamente no me es del todo desconocida, la había visto en los libros de la gran biblioteca de Eitur, sin embargo eso no provoca en lo más mínimo que resulte menos aterradora.

Vaya suerte la mía, ser desterrada al mismo lugar de exilio del terrible Baliqlar, la bestia marina que sembró el terror a todas las embarcaciones mercantes del Reino Etéreo hasta que fue vencido por la Princesa Löria, quien en una muestra de su magnanimidad le perdonó la vida exiliándola a Smrt.

Las ilustraciones que había visto de él no son suficientes para describir su feroz apariencia, debe tener una talla aproximada a la de cincuenta elfos, su trompa achatada se encuentra recubierta de un material óseo el cual se extiende por todo el lomo de su alargado cuerpo hasta llegar a su enorme cola, sus fauces tienen cuatro hileras de enormes colmillos, el resto de su azulado cuerpo se encuentra cubierto de escamas, a la altura de su abdomen a cada lado tiene dos aletas, un poco más pequeñas que la enorme aleta recubierta de hueso que tiene en su lomo, la cual es parecida a las velas de las embarcaciones de mi padre, carece de brazos o piernas que le permitan moverse fuera del agua, pero dentro de ésta se mueve con velocidad inaudita, sin embargo lo más terrible en el es su canto, nadie podría pensar que tan hermoso sonido podría salir de las fauces de aquella horrorosa criatura, su cantar es un sonido de tal pureza que atrapa a quien lo escucha, obligándole a seguir sus hipnóticas notas hasta ser arrastrados a la costa para entonces ser devorados por el terrible Baliqlar.

Fueron los ciervos quienes me lo confiaron, las panteras fueron las primeras en comenzar a desaparecer, la ausencia de depredadores los había alegrado enormemente hasta que el primer ciervo desapareció, luego fueron los monos, siguieron los elefantes y finalmente el poderoso tigre.

Para cada uno de ellos soy la protectora de estas tierras, generosamente les he llevado salud a cada una de las criaturas que la habitan acompañándome generosamente en este destierro, por ello a pesar que mi corazón se llenó de terror cuando el ciervo me describió a la bestia que estaba acabando con el equilibrio que reinaba en nuestro hogar, de todas formas acudí de inmediato a las costas, sin embargo por precaución, para llegar ahí me transformé en una grulla.    

Volé hasta que al encontrarnos su visión me paralizó.

Su cantó me ha atrapado, no soy inmune a su encantamiento y ya no soy dueña de mi voluntad, sin poder hacer nada veo como devora de un solo bocado a un elefante, su hermoso cantó me lleva hasta él, le veo abrir la boca y cuando entró voluntariamente en ella, sé que el fin de mi existencia ha llegado. 

Un mono anciano.

Escúchenme bien, se que ahora la sombra de la desolación ha cubierto plenamente nuestras tierras, y hasta los otrora altivos tigres han sido obligados a vivir ocultos entre las penumbras.

Pero hubo un tiempo en que no fue así, cuando aún no se había roto el equilibrio, ustedes los monos jóvenes no pueden recordarlo, incluso algunos nacieron en estas lóbregas épocas en que nuestra protectora, la generosa princesa Au Co, ya no está entre nosotros.

Sin su protección, la mezquindad de Baliqlar quebró la armonía, pero no deben perder la esperanza, llegará el día en que ella será rescatada de su prisión y la bestia será vencida, la luz regresará y espero que mi tiempo no haya llegado a su fin para poder volver a verla y llenarme con su gracia.  

Lac Long Quan.  

Lo último que vi en el Reino Etéreo fue a Hadi, a quien ahora orgullosamente puedo llamar mi padre, pues apartándose por primera vez de sus intereses personales me ha otorgado lo que más quería.

Desgraciadamente al salir del portal, lo primero que vi en Smrt no fue a Syren, sino a una de las criaturas mortales que ahora se son llamadas monos, él fue quien me narró la terrible situación que padecían y el reinado de terror que les había sido impuesto por aquel quien se llamaba Baliqlar, aquel que tal como les había contado su abuelo, les había robado a su generosa protectora, aquella que por la nobleza de su corazón no podía ser otra sino Syren.

Al lado del joven mono corrí hasta la costa, cuando vi aquel imponente mar, estupefacto olvidé por unos segundos cual era la verdadera razón que me había llevado hasta Smrt, ante aquellas cristalinas aguas pude ver mi reflejo y mi corazón se paralizó.

El viaje a Smrt no era el único regalo que había recibido al despedirme de mi padre, la imagen que al asomarme a aquellas aguas me fue devuelta era la de un elfo, uno de un porte tal como el de Hadi.

Junto a otros monos llegó un grupo de tigres, encabezado por uno tuerto que me narró a detalle cómo había logrado huir de la guarida de Baliqlar, el podía guiarnos hasta ella si yo aceptaba liderarlos para rescatar a su noble princesa Hada de ojos rasgados.

Ya no cabía duda, ella era mi amada Syren y así tuviera que enfrentarme a un ejército de Baliqlars, nada podría apartarme por más tiempo de ella.

Un tigre tuerto.

Nadamos marchando hacia la victoria, estoy seguro de ello, veo en el extraño una determinación que nunca había visto en ninguno de mis hermanos, ni siquiera en los más majestuosos de nuestros reyes.

El ser ha tomado nuestra forma, se ha convertido en uno de nosotros y parece ser que no solo en apariencia sino en espíritu, nos aconseja llegar con cautela hasta nuestra presa, no nos apresuramos, esperaremos hasta el momento exacto en que podamos alcanzar a la bestia, salimos del agua para ascender por una de los enormes rocas que circundan aquel monolito donde en una de sus cuevas Baliqlar ha instalado su guarida, una gruta comunica las dos montañas que aparentemente en la superficie se encuentran separadas, yo sé que no es así pues conozco bien este camino porque es el mismo que recorrí cuando logré salvar mi vida, no sin tener desgraciadamente que haber ofrendado uno de mis ojos para ello.

Mis hermanos confían en mí, les digo que tendremos que nadar por el inundado túnel, pero llegaremos finalmente a una enorme bóveda en el centro de aquella mole de piedra en la cual podremos encontrarnos nuevamente con el aire suficiente para poder vivir, nadie duda por ningún momento, el primero en descender es aquel que hasta hace unos momentos era tan solo un extraño, ahora sé que es mi hermano, Lac Long Quan.

Por un momento a algunos de nosotros les llega la desesperación cuando el inundado camino parece convertirse en nuestra última morada, pero Lac Long Quan nos inspira con su ejemplo y no nos permite rendirnos, seguimos hasta encontrarnos nuevamente con el preciado aire que nos permite continuar con vida, en una piedra ubicada en el punto más alto de la bóveda de aquella caverna se encuentra nuestra recompensa, la princesa Hada Au Co, quien aún conserva la forma de grulla con la cual fue capturada por la terrible bestia.

Intentamos ascender, los tigres somos grandes trepadores, pero aquel húmedo muro nos ofrece un reto imposible de vencer, entonces Lac Long Quan toma la que nos dice es su verdadera forma, se transforma en una imponente criatura alada llamada Dragón, la que se eleva hasta el sitio donde la triste grulla reposa resignada su cautiverio.

Cuando los ojos de Au Co se encuentran con los de Lac Long Quan, mis hermanos y yo nos consideramos afortunados por presenciar el encuentro de dos almas destinadas a estar juntas.  

La magia del momento es rota por el bramido de la bestia, la cual ha emergido del agua que llena la base de la caverna, con un poderoso brinco ha alcanzado a Lac Lon Quan, el cual es arrastrado al fondo del agua por Baliqlar, durante unos segundos no sabemos qué ha pasado con nuestro hermano, daría mi ojo restante por saber que está bien.

El primero en salir del agua es Baliqlar, quien brama de manera distinta, no ha emitido un sonido destinado a disuadir a sus atacantes, sino uno lleno de dolor, entonces emerge Lac Long Quan con su imponente figura, de sus fauces sale fuego, entendemos entonces la razón del sufrimiento de la Bestia, nuestro hermano dragón cuenta con un arma que puede hacer lo que nuestras garras no pudieron hacerle a la acorazada bestia, quien desesperada se sumerge intentando huir, pero el paso le es cerrado por el dragón, quien desde el fondo de la caverna sigue lanzándole las llamaradas a Baliqlar.

Expectantes vemos con satisfacción la desesperación de la bestia que mató a nuestros padres y hermanos, nada aterrada de un lado a otro de la enorme caverna chocando con sus pétreos muros, Lac Long Quan, sigue con su inclemente ataque, haciendo arder la armadura ósea de Baliqlar quien agobiado comienza a emitir su canto.

Lac Long Quan es inmune al hipnótico sonido emitido por la bestia, desgraciadamente, ni nosotros ni nuestra princesa Hada lo somos también, el maligno Baliqlar nos ha ordenado sumergirnos, con el aliento se nos escapa también la vida, mis hermanos menos fuertes han perecido ya, yo aún tengo fuerzas para resistir un poco más mientras me preocupo por el destino de nuestra protectora, quien en su forma de grulla, permanece también bajo el agua.   

Cuando la conciencia comienza a abandonarme, veo sumergirse a Lac Long Quan, quien con valor arremete contra el lomo de la bestia, Baliqlar intenta golpearlo con su cola, pero con una velocidad sorprendente el dragón esquiva los ataques de aquella monstruosidad, quién podía pensar que nuestro alado hermano es aún más ágil en el agua que en el propio aire, es evidente que aquí en el interior del mar está en su elemento.

Sin que la bestia pueda oponerse Lac Long Quan ha llegado hasta su lomo, tomando con ambas manos su aleta dorsal para con un gran esfuerzo arrancar uno de los huesos en forma de espina que la recubren, al tenerlo en su poder arremete con furia en contra del romo hocico de Baliqlar, dándole una estocada que detiene totalmente su canto.

Gracias hermano, unos cuantos segundos más y yo también hubiera muerto, desgraciadamente a pesar de haber salido del agua, me sumerjo en el pesar, pues el resto de mis hermanos flotan inertes, la magia de la vida les ha abandonado.

A mi lado se encuentra Lac Long Quan, quien ha salido de las profundidades para ver nuestro estado, con sincero pesar el dragón ve a sus hermanos tigres caídos, me dice entonces que los vengará, añadiendo que no debe preocuparme el que nuestra protectora se encuentre aún en el fondo del océano, ella es una Hada y no necesita respirar, mientras vuelve a sumergirse veo la manera en la que honrara a los tigres que lo acompañamos en batalla, nuevamente es uno de nosotros, así derrotará a la bestia, como uno más de mis hermanos.
   
Vuelvo a sumergirme, ahora totalmente por mi propia voluntad y sin encontrarme bajo el efecto de ningún encantamiento, deseo presenciar la forma en que la bestia que tanto dolor nos ha traído será vencida.

Lo primero que veo es a Au Co, la cual en su forma de grulla ha picoteado los ojos de Baliqlar, provocándole el mismo daño que él me infligió hace algún tiempo, mi hermano ha llegado hasta ellos, el valeroso dragón marino con la forma de tigre ha atacado el estomago de la bestia provocándole heridas de las cuales no podrá recuperarse nunca.

La bestia sin vida, se pierde en el fondo del océano.

Para cuando hemos regresado a la costa, somos recibidos por aquellos que sobrevivieron a la época de terror de Baliqlar, por primera vez panteras, monos, aves, elefantes, osos, ciervos y tigres nos encontramos reunidos, hoy no hay presas ni depredadores, hoy somos parte de una misma manada que honra a sus salvadores y saluda el inicio de una nueva época para nuestra tierra.

Au Co y Lac Long Quan dejan atrás su forma animal, para convertirse en seres similares, en seres complementarios, no entendemos porque nuestra princesa se ha maravillado tanto al ver a nuestro hermano sin su forma de Dragón, ni entendemos por que cuando se acerca hasta él para darle un fuerte abrazo y unir sus bocas, le murmura que eso no era necesario, que ella siempre lo amó.

Mientras Lac Long Quan le pide matrimonio, es evidente para el resto de nosotros que es el momento en que debemos dejarlos solos, pero antes de partir, el más viejo de nosotros, uno de los elefantes que han morado por esta tierra durante más tiempo, nos dice que desde ese momento esa tierra será llamada Lac Viet en honor a Lac Long Quan, nuestro Rey dragón de Lac Viet.

Au Co.  

Observo las montañas que se han convertido en mi hogar, cuanto apreciaría mi padre poder ver cumbres como estas, ha pasado tanto tiempo desde que inclemente me desterró y he vivido tantas maravillas en el que ahora es mi hogar, que finalmente lo he perdonado, ya no queda en mí ningún rastro de rencor hacia él ni hacia mi madre, al fin fue su castigo el que me permitió alcanzar lo que nunca hubiera logrado en el Reino Etéreo, aquí he podido establecer un hogar al lado de Lac Long Quan, incluso en este lugar he logrado lo que mi padre no ha podido conseguir, ni conseguirá en el Reino Etéreo, a pesar de seguirse esforzando por toda la eternidad.

La realeza que él nunca conseguirá amasando riquezas en Eitur, mi esposo y yo la hemos conseguido por la nobleza de nuestras acciones, somos los reyes de esta tierra y protegeremos por siempre a sus pobladores.

Mi felicidad sería completa si no fuera por la falta de sosiego que percibo en Lac Long Quan, para agraciarme decidió que estableciéramos nuestro hogar en las montañas, a pesar que él ha aprendido a amarlas a través de mis ojos, vivir aquí no es lo que le hace plenamente feliz, de cuando en cuando observo como voltea con nostalgia hacia el océano.

No puedo seguir viéndolo así, he decidido que volvamos a la costa, a Lac Viet, espero no extrañar tanto mis amadas montañas como él extraña al mar.     

Lac Long Quan.

Hace dos noches que hemos vuelto a nuestro antiguo hogar, como eché de menos el agua del mar, le rogué a Au Co que permaneciéramos en las cumbres pero no pude conseguir que lo aceptará, ella deseaba volver aquí, estoy consciente que lo ha hecho solo por mí y la amo aún más por ello.  

A mí me ha tranquilizado saber que hicimos lo correcto al regresar, pues la Magia así no los ha hecho saber, Au Co y yo tuvimos un sueño la primera noche que descansamos en la playa, mientras dormíamos vimos como la corriente del mar había arrastrado una enorme flor hasta la costa, para cuando despertamos la enorme flor estaba a nuestro lado, era magnifica, después de contemplarla caminamos hacia ella, ésta se abrió y nos recibió en su seno, en su interior pasamos la segunda noche, para cuando nos despertó su dulce perfume observamos que nos encontrábamos acompañados por cien huevecillos dorados, Au Co los abrazó con tanta ternura como le era posible, yo me uní a ellos enlazándolos con mis brazos durante todo ese día y esa noche.

Hoy al despertar cada uno de los huevecillos se había abierto dejando salir de ellos a cien hermosos niños, nuestros hijos, con los cuales cumpliremos la voluntad de la Magia y nuestros vástagos establecerán en esta tierra el reino de Au Lac, narrando a su descendencia por toda la eternidad que les fue heredado por un príncipe dragón y una princesa hada de las montañas.

Mi felicidad esta completa, tengo a mi lado a Au Co, a mis cien vástagos y al mar.

Un preocupado ciervo.


Hoy los habitantes de Au Lac han vuelto a las montañas, a Au Viet, nuestra protectora, nuestra amada Princesa no podía seguir viviendo separada de ellas, cincuenta de sus hijos han heredado la necesidad de su madre por vivir en estas cumbres, nos regocijamos enormemente por tenerlos nuevamente cerca de nosotros.

Sin embargo no puedo dejar de notar que en nuestro señor hay una evidente melancolía, la cual es compartida por cincuenta de sus hijos, quienes añoran la vida al lado del mar tanto como lo hace su padre.

Ya no soy un ciervo joven, quizá por eso he notado en este momento de celebración  lo que el resto de mis hermanos no.

Él es un hijo del fuego, ella una hija del aire, a pesar de su mutuo amor, por cuánto tiempo más podrán continuar juntos.

Au Co.  
    
Jamás pude anticipar las consecuencias de este aciago momento, hace seis lunas al príncipe le fueron comunicadas terribles noticias por las aves, el Ngu Tinh*, el hijo de la bestia, había vuelto y con él la oscuridad, Ngu Tinh debería haber agradecido la clemencia que se le tuvo, pero el ansiaba tanto tener de vuelta aquello que sentía le había sido robado, que por tanto la prudencia abandonó su razón.

Si bien no pude prever el terrible desenlace que desencadenaría para  Au Lac el retorno de la bestia, de lo que siempre tuve la certeza es de que un día Ngu Tinh volveria a hacerse presente en nuestras vidas, lo supe desde que lo conocí en aquella gruta, la guarida a la que Baliqlar me llevó con tanto cuidado, puso tal diligencia solo para que yo sirviera de alimentó a su hijo, sin embargo en cuanto nuestras miradas se cruzaron, el Ngu Tinh me perdonó la vida, no sin dejar de advertirme que lo haría siempre y cuando yo permaneciera a su lado dentro de aquella caverna.

Aquel pacto que me fue impuesto se rompió cuando fui liberada por mi esposo y los valerosos tigres, lo cuales después de conocer de la existencia del hijo de la bestia le perdonaron la vida, pero también le exigieron una condición, jamás debería regresar a Au Lac.

Siempre supe que esa promesa no se cumpliría, habría un día en que el Ngu Tinh, regresaría a imponerme un castigo por haberlo abandonado.

Lac Long Quan y cincuenta de mis hijos se embarcaron para darle caza, sus hermanos y yo hemos permanecido en las montañas con gran preocupación esperando que regresen a nosotros con bien.

Una pantera se presentó hoy ante mí con noticias que rompieron mi corazón, mi amado esposo hace días que liquidó a la bestia, sin embargo no volvió a mí, decidió quedarse más tiempo al lado del mar.

Un heredero del viento.

Madre y cincuenta de nosotros marchamos hacia el mar con la resolución de hacer volver a nuestro padre a las montañas o  de establecernos en definitiva en las costas del mar, sin embargo en cuanto la familia se reunió, los evidentes hechos cancelaron la necesidad de palabras.
*Ngu Tinh: nugú tin

Los príncipes tienen el corazón roto, podían sacrificarse a sí mismos, pero jamás sacrificarían a sus hijos, no podrían apartarlos de aquello que más aman, aun y cuando eso significara separarse uno del otro.

Mis hermanos y yo estamos conscientes de ello, pero eso no hace que ninguno decida sacrificarse para cambiar la separación de nuestros padres, sin embargo no hay egoísmo en nuestra decisión, por supuesto que la mitad deseamos regresar a las montañas tanto como el resto desea permanecer en el mar, pero la añoranza es la razón que menos nos importa para que la mitad haya decidido afincarse permanentemente en las cumbres de nuestro reino y el resto en las costas.

Los hijos del dragón y del hada de las montañas somos los protectores de Au Lac, y ofrendamos los sentimientos de nuestros padres y la aflicción que nos produce su dolor para el beneficio del reino, con nuestra decisión adoptamos a nuestra tierra como nuestra madre, pues somos los Bach Viet, los hijos de Viet.

Nos dividimos, pero nos fortalecemos, mientras los herederos del fuego cuidan de la costa, los herederos del viento cuidaremos de las montañas, así ninguna nación por poderosa que sea podrá conquistarnos, nadie evitara que los descendientes de los Bach Viet, ocupen por siempre esta tierra.

Lo siento padres.    

Lac Long Quan.

Los hijos de mis hijos han poblado Lac Viet y Au Viet, han dejado de llamarla Au Lac, para fundar el poderoso reino de Vang Lang en esta tierra a la que amo tanto, han crecido como un pueblo digno, ahora ya no necesitan más de mi permanente protección, he disfrutado de ellos y del mar, pero este ya no me parece tan apasionante, añoró lo que más he amado.

Un tigre ha viajado a las montañas, lleva una encomienda de mi parte.

Au Co.

Contemplo con emoción aquel risco que yace en el medio del mar, casi se ha puesto el sol, el ocaso ha sido el tiempo marcado para nuestra cita, hoy después de tanto tiempo volveré a jugar el juego del nombre, incluso antes de comenzar puedo adivinar cómo nos llamaremos hoy.

El será Verden y yo seré Syren, el ocaso marca el amanecer.  

20 de junio de 2013.
Al digno pueblo de Vietnam.