Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

lunes, 6 de junio de 2016

"Al cielo con todo y tenis", mi nostálgico reencuentro con Panam






Feliz inicio de semana, nuevamente les agradezco su presencia en el blog de Para decir adiós: Las dos Princesas, hoy el post será distinto a todos los que he realizado hasta esta fecha puesto que será dedicado a una prenda de vestir, por supuesto nunca pensé hablar de “moda”.



En México tenemos una frase (ya bastante fuera de uso por cierto) que sirve para referirse a una persona de nobleza extrema y de corazón por demás generoso:

“Te irás al cielo con todo y tenis”

Como verán se refiere a que sin pasar por aduana alguna, el bondadoso sujeto llegará al encuentro de las puertas custodiadas por San Pedro, cuando ese momento para mi llegue quiero irme con todo y mis Panam.

Para los mexicanos que nacimos entre las décadas de los 70´s y los 80´s las clases de educación física en las primarias y secundarias estaban acompañadas por los tenis de la marca Panam.



Panam es una marca mexicana que en esa época fabricaba principalmente tenis totalmente de color blanco o de color azul, tratándose de unos zapatos deportivos manufacturados con lona y vivos de un material sintético muy ligero.

Los Panam eran solicitados como parte del uniforme estudiantil por ser monocromáticos y principalmente por ser sumamente económicos, lo que permitía que fueran accesibles para la mayoría.



Afortunadamente en esa época y sobre todo para la niñez, no había una obsesión por las marcas, ni eran estás algo aspiracional  o tendiente a demarcar diferencias sociales, desgraciadamente esto luego cambió con la entrada masiva de marcas como Nike, Adidas y compañía y sobre todo con la enorme publicidad de estas transnacionales.

Para cuando yo estaba cursando la Secundaria, en la Técnica Industrial Número 65, Cesar Cortes Hernández, se daban ya los primeros visos de la tendencia a usar marcas como una forma de demostrar el poder adquisitivo, siendo penado socialmente el no llevar unos tenis de “marca”, de tal manera los baratos Panam fueron perdiendo la batalla comercial y pronto fueron relegados, irónicamente su mayor virtud (el precio) se  convirtió en uno de sus enemigos.



En los años posteriores los queridos Panam fueron desplazados a las tiendas de autoservicio y únicamente en sus versiones blanca y azul.

Hace apenas unos pocos años, en una zapatería descubrí en uno de sus aparadores unos Panam, llevaba años sin verlos y sobre todo en un modelo que no fuera el monocromático, recuerdo con cariño ese nostálgico rencuentro que me traía a la mente vivencias de mi niñez. Adquirí mis nuevos Panam por 192 pesos (aproximadamente 11 dólares).



Las virtudes de los Panam seguían ahí, muy cómodos y sumamente baratos, imagino que la misma nostalgia que yo sentí, la sintieron otros, con la ventaja para la marca que esos otros eran personajes famosos de bandas de rock mexicanas, con lo que de alguna forma los Panam estaban nuevamente en la mira.

La presencia mediática que artistas como Molotov les brindaba (grupo que incluso posteriormente ha colaborado con la marca para una edición de tenis propios) aunado a una destacada campaña publicitaria (como cambiarte totalmente gratis tus viejos Panam por unos nuevos) hizo que la marca tuviera acceso nuevamente a tiendas que antes le tendrían vedada la entrada a una marca “popular” e incluso unos años después les permitió abrir varias tiendas propias en todo el País.




Lejos de conformarse con esto la marca se ha ido expandiendo manufacturando ahora no solo sus diseños clásicos, sino llamativas y sui generis líneas  como la dedicada a Frida Khalo, Star Wars, los Ángeles Azules, la cerveza indio y la ya mencionada con Molotov.






Para muchos no importa que sea una marca accesible para todos, sin embargo  hay quien ridículamente sigue viendo esto como un defecto, recuerdo haber leído un comentario de una persona mentalmente plana que decía que no usaría unos Tenis hechos de fomi que son usados también por un afanador.

Por supuesto es válido que no sean de tu agrado, pero es absurdo un comentario clasista como el anterior.

Por mi parte el reencuentro con Panam será para toda la vida pues me he vuelto un fanático de la comodidad que proporcionan y de sus llamativos y coloridos diseños.



Por cierto, a pesar que lo parezca tras tantos halagos pronunciados de mi parte, la verdad es que no he recibido ni un solo centavo (ni unos tenis) por parte de la marca Panam para emitir este post (jajajaja) por lo que pueden estar convencidos que mi opinión sobre ellos es totalmente imparcial.   

Si quieren conocer más de ellos pueden visitar su página y su tienda en línea, mis favoritos son los negros con amarillo sumamente parecidos a los Tiger que usara Bruce Lee en "The game of death"





Saludos y ojala y me vuelvan a honrar con sus visitas este próximo miércoles.  



4 comentarios:

  1. El articulo me ha hecho saltar en el recuerdo y hacerlo con unas bambas distintas dado que en el otro lado del chaco desconocíamos esa marca mexicana.Pero sentir esa emoción que manifiestas J.F. ha sido idéntica cuando compré no hace mucho unas bambas rojas altas que eran en los años 70 mi calzado predilecto. Un saludo desde Barcelona,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tú comentario, una de las principales razones por las cuales escribo, no solo el blog sino las historias que plasme en mi novela es intentando compartir emociones con quienes me hacen el inmenso favor de leerme es por ello que me llena de satisfacción el de alguna manera haberte hecho vivir nuevamente ese recuerdo. Saludos.
      ¿de que marca eran las bambas?

      Eliminar
  2. Cuántos pequeños detalles nos hacen sentir otra vez la edad que añoramos tanto, escondida en cualquier esquina se encuentra la nostalgia para hacernos sentir aquel chico que fuimos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador muchas gracias por comentar, en verdad que hay recuerdos que son entrañables y que por sencillos que parezcan nos provocan revivir toda una época de nuestra vida. Saludos

      Eliminar