Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

lunes, 3 de octubre de 2016

GIRL POWER. Detrás de un gran hombre...




Millones de gracias por estar nuevamente de visita en este espacio, les agradezco infinitamente la amabilidad y el regalo de su tiempo.

Hace algunos meses me refería en una entrada de este blog  a una situación que se da en diversos medios de entretenimiento y de expresión que hasta ese momento me resultaba bastante molesta. Tanto en cine, cómics, literatura y televisión de un tiempo acá se tiene la práctica de ser incluyentes como un medio de llegar a  ser políticamente correctos o al menos de parecerlo así.

Por lo anteriormente manifestado fue usual cambiar la raza, sexo o preferencia sexual de cualquier personaje, de características previamente establecidas, para provocar forzadamente dicha inclusión, lo que en mi particular punto de vista me molestaba de aquellos actos era solamente que los cambios no se daban libremente y por motivos artísticos o narrativos sino únicamente por cubrir apariencias ante un mundo cambiante que pide una mayor tolerancia y desde la visión empresarial, lograr más público y más ventas.



En literatura, cine y cómics, existe el contrato de credulidad entre el autor y el espectador, de tal forma como receptor de una historia acepto tácitamente que mientras me inmiscuya en ella, creeré ciertas reglas impuestas por el emisor, de tal forma si se me dice que se trata de un mundo en donde existe la magia o que se encuentra en un lejano universo con tecnología más allá de la comprensión humana, yo como público acepto creer las características de dicho mundo así como las de los personajes que lo comprenden, es de tal forma que para mi parecía chocante leer la historia de determinado carácter por varios libros, episodios o películas y que de repente se me cambiaran únicamente porque a los productores les pareciera buena ida aparentar ser acordes con los tiempos modernos, lo anterior con más razón cuando dichos cambios jamás se hubieran insinuado ni siquiera levemente a lo largo de toda la historia previa.



De tal forma lo más usual al respecto, se volvió que resultará que determinado personaje, que siempre había sido presentado como heterosexual de repente y como por arte de magia resultará con una preferencia sexual diferente o también el que un personaje representado en otro medio con características raciales determinadas en cine o en televisión fuera presentado variando el color de su tez.

Por supuesto que lo anterior no es gran cosa, al final de cuentas estamos hablando de personajes imaginarios y como tales pueden ser variados por la imaginación de su creador, pero yo consideraba que eso era valido solo por fines artísticos y no por congraciarse con determinado grupo.

Sin embargo una circunstancia en particular me ha hecho cambiar de opinión.

Hace algunos meses leía un articulo por la controversia causada a raíz de cambios realizados en algunos de los personajes de la editorial  Marvel cómics, dichos cambios fueron los siguientes:

  • Thor es ahora mujer.
  • Capitán América ya no es Steve Rogers sino Sam Wilson quien es de tez negra.
  • Spiderman es también Miles Morales, Dominicano y de piel morena.
  • Hulk es ahora oriental.
  • Marvel girl, es iraní y de tez morena.
  • Iron Man, ahora es Iron heart, es mujer y de tez negra.



En el artículo en mención uno de los autores de más renombre en la actualidad defendía dichos cambios.

Brian Michael Bendis, tiene una hija adoptiva, la cual es de tez negra, el autor señalaba que cuando creó a Miles Morales no lo hizo pensando en su hija, pero años después cuando su pequeña ya podía leer uno de los cómics escritos por su padre, corrió a su lado llena de emoción cuando descubrió al Spiderman dominicano y le dijo a su padre:

“Lo has visto papá, este spiderman  sí puedo ser yo.”



Brian Michael narra que con lágrimas en los ojos comprendió la importancia de aquellos cambios, al poder constatar en primera persona que ahora la fantasía de esos personajes podría llegar a millones de personas que jamás se habían sentido totalmente identificados con la forma en la que eran presentados.

Si observamos y pensamos al respecto podemos ver  a cuántos chicos negros se les ha negado la oportunidad de crecer con modelos adecuados y heroicos presentados por los medios masivos, en los cuales a todos se les  reflejaba usualmente como villanos e incluso ni siquiera como los cabecillas sino como delincuentes de baja monta, extendiendo el estereotipo.



En 75 años de Marvel cómics, solo existieron contados personajes de tez negra, Luke Cage (Powerman), Blade, Cloack, Falcón y Black Panther, ninguno de ellos de primer orden, ni mucho menos insignias de la compañía.

Si analizamos cuantas heroínas, la situación es muy similar puesto que descontando a Sue Richards de los cuatro fantásticos, quien también hay que decirlo inicio más como figura de ornato y desempeñando el papel de dama en peligro, ninguna más dentro de los personajes principales de Marvel.

En DC cómics se da un caso similar pocos héroes negros,y solo una mujer –la cual es un caso sui generis pues es el emblema del feminismo en los cómics- a la par de los principales personajes de la empresa.




Como padre de una hija observo lo valioso que es para una niña crecer con ejemplos fuertes y positivos, yo no deseo que mi hija sea la princesa en peligro esperando a ser rescatada por su valeroso príncipe, yo deseo que ella sea Thor o Iron Heart y que se rescate a sí misma, yo quiero que ella sea astrofísica, astronauta, médico, escritora o lo que sea que ella desee ser, pero que crezca en un mundo que le muestre a mujeres fuertes e independientes que caminan al lado o por delante de un  gran hombre y nunca jamás tengan que conformarse con ir atrás.   


8 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con tu exposición, pero para que una niña crezca en la confianza y creencia de igualdad con el hombre, actualmente nos diferencia principalmente la fuerza física que se impone en la mayoría de conflictos entre sexos.Si se educara a las niñas desde pequeñas en la defensa personal como actividad deportiva, otorgaría a la mujer la posibilidad de defenderse de la brutalidad mostrada en la mayoría de ocasiones por el hombre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede haber más razón en tus palabras, no soy un gran seguidor de la UFC pero conozco a Misha Tate, Gina Carano y Ronda Roussey te aseguró que el 70% de los hombres no les duraríamos ni siquiera un round a esas mujeres que han perfeccionado el estilo de pelea, desgraciadamente es a base de fuerza que los cobardes podrían entender como se debe respetar a quien tiene menos posibilidades de defenderse. Saludos afectuosos

      Eliminar
  2. Solo apuntar que si existe una preponderancia de protagonistas masculinos se debe, en gran parte, a que los devoradores de ese material eran hombres. También debo decir que conozco algo mejor el universo de DC que el de Marvel y en el aspecto de heroínas siempre han estado por delante. No hablo solamente del caso de Wonder Woman, hay muchas mujeres de "segunda fila" (si entendemos los miembros de la Trinidad como "primera fila").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos amigo, gracias por tu comentario, tienes toda la razón DC siempre ha sido más abierto en esos aspectos, basta ver que las novelas gráficas que cimbraron al medio salieron precisamente de ahí, lo que comentas no solo ocurre con las heroínas sino también con las villanas, creo que DC tiene más antagonistas de élite.

      Eliminar
  3. Se me olvidaba decir. Me gusta tu blog... ;)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, reconozco que lo políticamente correcto me interesa realmente poco. Lo que si me echa muy para atrás es la desnaturalización de los personajes, de los héroes con los que crecí. En mi opinión, todos estos cambios son una evidencia de la total falta de ideas que parece invadir Marvel. ¿Por qué cambiar la identidad de Spiderman, Thor, Iron Man? ¿Por qué no dejarlos tranquilos y concentrarse en crear héroes nuevos, personajes poderosos que puedan llegar a convertirse en iconos? No. Es mucho más fácil coger a Spiderman y que ahora sea un chaval dominicano que molestarse en crear un nuevo héroe, un nuevo universo en el que el protagonista sea ese chaval. ¿Por qué perder el tiempo en pensar un nuevo personaje femenino? Cogemos a Thor, le hacemos mujer durante un tiempo, y asunto resuelto. No. Lo políticamente correcto se está convirtiendo en excusa para las mayores tonterías. Reconozco que soy muy friky, que para mí Spiderman es Peter Parker, y cuando es el clon o cualquier otro derivado, directamente lo dejo de leer. La esencia del personaje debe ser invariable, porque su éxito ha sido por eso. Evidentemente, puede y debe evolucionar. Matt Murdock ha pasado por todas las etapas posibles, pero lo que no ha cambiado es que sea Daredevil. Jack Kirby y Stan Lee, crearon todo un universo, sus primeros cien números de 4 Fantásticos memorables. ¿Cómo? Con imaginación, dotando de identidad a unos personajes y haciéndoles evolucionar a través de aventuras fascinantes e imaginativas. Si necesitaban incluir un personaje de raza negra, inventaban al Halcón, y lo hacían compañero del Capitán América, o bien configuraban un personaje tan potente como Luke Cage. Pero no tenían la poca gracia de decir, pues vamos a hacer que Iron Man sea chica. No, los buenos autores hacían que Toni Stark se volviera alcohólico, que Matt Murdock, fuera drogadicto, que Peter Parker deambulara por terrenos oscuros, que Steve Rogers renegara de su condición de estadounidense... Bueno, veo que me he quedado a gusto, je, je, je... Una entrada muy interesante que ha desatado al mitómano que llevo dentro. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar con tanto animo, tienes razón respecto a lo políticamente correcto, dichas concesiones y la literatura no pueden ir de la mano, pero creo que si puede haber cierta responsabilidad social -no moralina- en los autores que llegan a millones de personas, saludos.

      Eliminar