Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

lunes, 14 de marzo de 2016

El Cadejo, un mito de Chiapas.





Con gran emoción les agradezco nuevamente estar visitando el blog de mi novela Para decir adiós: Las dos Princesas.

Esta semana les haré entrega de los últimos tres dibujos que tengo pendientes: Afrodita A (de Mazinger Z), Candy Candy y Calíope y aprovechando que en México se vienen las vacaciones de Semana Santa y tendré más tiempo para dibujar, se podrán realizar más pedidos de ilustraciones de sus personajes favoritos.

También se dará entrada a una nueva sección en la cual otros escritores independientes nos presentaran el lugar donde construyen sus mundos de ensueño.

Finalmente visitaremos nuevamente el mundo etéreo para conocer a otros personajes y mitos y publicaré el capítulo V de Para decir adiós.

Para empezar, les presento a un personaje muy curioso de la mitología de Chiapas, llamado el Cadejo.

Chiapas, es un Estado muy singular en México, se encuentra en el sureste y es la principal frontera con Guatemala, es un sitio de una orografía muy especial, en él hay Selva, una gran zona montañosa, una zona de valles y la costa.

Chiapas es el segundo estado más pobre de México y el que tiene el mayor número de etnias de pueblos originarios, por ello aquí hay un sincretismo religioso singular.

Como en el Caribe, aquí las etnias cambiaron a sus dioses por los santos católicos, sin embargo en una forma de engañar a los sacerdotes españoles que buscaban evangelizar, lo único que hicieron fue sustituir de nombre a sus deidades, motivo por el cual las imágenes de los santos varían un  poco de las tradicionales. 

Chiapas es uno de los estados más bellos de México y de muy ricos recursos naturales, sin embargo, salvo por Oaxaca, es el estado con menos educación y con más atraso, lo anterior debido a la explotación de una oligarquía que se va renovando cada seis años, pero que con la misma rapacidad saquea a este pobre estado.

De la costa chiapaneca es de la cual yo soy originario, ahí los ancianos cuentan la historia del Cadejo, un peculiar espectro parecido a los licántropos y que  tal como estos solo ataca en las noches de luna llena, el singular Cadejo es conocido también como el perro del diablo.

Se trata de un canido de gran tamaño y fulgurantes ojos rojos que ataca principalmente a los amantes de las bebidas embriagantes.

En toda la costa de Chiapas, como en el itsmo Oaxaqueño, los pobladores son personas muy alegres, a los que les encantan las ruidosas fiestas al ritmo de la marimba y en las que se toman cantidades impresionantes de cerveza –el calor ahí ronda los 40 grados centígrados-, sus mujeres son por lo general morenas de frondosos cuerpos y tanto hombres como mujeres son propensos a las malas palabras, las cuales se dicen naturalmente desde la infancia al grado de que ahí dejan de ser palabras prohibidas porque se han vuelto la forma natural de expresarse.



En un lugar como ese, hasta los espectros son peculiares, motivo por el cual, al poderoso Cadejo, el cual no encuentra satisfacción en devorar a sus víctimas, sino únicamente en darles una “arrastrada”, solo se le puede vencer de una forma.

El héroe que enfrente al enorme canido debe orinarse en un cinturón y propinar de cintarazos al Cadejo mientras le grita de groserías, de tal forma el poderoso animal regresará al infierno sin poder volver sino hasta con la próxima luna llena.

Una variación del Cadejo, es la “Cocha enfrenada”, un puerco gigante también de ojos fulgurantes, que comparte el resto de mismas características con el canido, incluso solo se le puede vencer de la misma forma, con el “poderoso” cinturón orinado.

En Tonalá y Arriaga, lugar del cual son originarios mis padres, así como en el resto de la costa de Chiapas, hay también otras singulares criaturas míticas, como el Sombrerón, los cinco negritos, el carretero y la novia, pero será en otra ocasión que charlaremos de ellos.

Un gusto haber platicado con los que me honran visitando este sitio.  


4 comentarios:

  1. Saludos +J.F.Dominguez, interesante tu entrada. Yo me he aproximado a Chiapas a través de la lectura de la gran escritora mexicana del siglo XX, Rosario Castellanos, sobre todo en lo que refiere a la cultura indígena de esos lados, pero es interesante conocer sobre las tradiciones espectrales como las del Cadejo que tu mencionas. Éxitos con tu novela. Saludos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mery, en Comitán, bella ciudad ubicada en la zona fronteriza del Estado, hay un museo muy interesante en la que fue casa de Rosario Castellanos, uno de los máximos orgullos de Chiapas.
      Chiapas al ser el estado con más diversidad de etnias, goza de una riqueza cultural enorme, que le brinda también un colorido muy especial de ahi vienen leyendas como la del Cadejo. Saludos y bendiciones para ti.

      Eliminar
  2. En mi país, Costa Rica, se le llama Cadejos. Básicamente es la misma leyenda que en Chiapas, pero te confieso que no conocía la forma de librarse de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, mientras no se traté de fútbol, México y Costa Rica son paises hermanados al compartir muchos aspectos culturales más allá de simplemente el idioma. Saludos hasta la tierra de la pura vida.

      Eliminar