Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Fantasía y realidad. Mi propio encantamiento Patronus







Dándole la bienvenida a la mitad de la semana, los saludo con gran afecto, brindándoles las gracias por acompañarme en otra ocasión en el blog de mí novela Para decir adiós: Las dos princesas.

Hoy quiero contarles como en algunas ocasiones la fuerza de la fantasía, traspasa su universo para hacerse presente en el nuestro.

Cuenta la leyenda, que cuando Joanne Rowling, escribía el esbozo de lo que sería la saga de Harry Potter, pasaba por un difícil momento en su vida que la había hecho caer victima de la depresión.

Para cuando terminé de leer la hermosa saga del niño mago, recordé haber escuchado la anécdota de los problemas de la autora y lo anterior me hizo pensar que dos aspectos de la historia de Harry Potter podían estar basados en cierta forma en tratamientos para padecimientos mentales.

Por mi parte, desde los seis años padezco una enfermedad, la cual afortunadamente ahora está bajo control, pero que en sus momentos más álgidos me hizo vivir momentos de mucha oscuridad.



Curiosamente parte del tratamiento de dicha enfermedad me resultó muy parecido a dos hechizos usados por los magos del universo literario de Harry Potter, por lo que al ser un gran aficionado a las historias de fantasía, me resultó muy fácil aplicarlos de dicha forma.

En el mito de Harry Potter, hay unas terribles criaturas, los dementores, quienes te roban todos los buenos sentimientos y recuerdos que hay en tu vida, sumiéndote en un abismo de desesperación, algo parecido a grandes rasgos a mi padecimiento, y la única forma de enfrentarlos es a través del  encantamiento Patronus en el cual manifiestas toda la alegría y cosas buenas que rodean tu vida, por lo cual se representa como algo que tu amas, personificado por un animal hecho de luz.  

El Patronus de Harry es un ciervo, en el cual ve representado a su padre.
Para mí, en momentos de oscuridad, parte del tratamiento era rechazar las ideas negativas, normalmente se usa una liga como pulsera la cual en los momentos difíciles debes estirar para que golpee tu muñeca mientras dices “stop” como una forma de frenar los pensamientos negativos.

Gracias a la fantasía, yo pude sustituir la liga y el stop, por mi propio Patronus, cuando lo necesitaba imaginaba que podía producir un luminoso, mágico y enorme oso grizzli que jugueteaba con su pequeño osezno, alejando cualquier tristeza en mí.



Por supuesto el oso y el osezno, me representaban a mí y a mi pequeño hijo –en ese entonces aún no había nacido Dana- 

Espero que lo anterior pueda servirte, si en algunas momentos de tu vida has sentido que tu propia mente es tu peor enemigo, créeme hay mucha luz si tú dejas que ella entre en ti. 

Saludos. 


4 comentarios:

  1. Es inspirador, yo sufro de depresion; mi salida usualmente es la música, no soy capaz de escribir cuando estoy mal :(. Gracias por esta linda historia, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salduos Ileana, millones de gracias por tomarte el tiempo para comentar. En mi caso es Trastorno Obsesivo Compulsivo, me sirve mucho dibujar o escribir porque hace que ocupe mi mente en ello, te deseo que vayas bien con tu padecimiento y en lo que pueda ayudar cuando estes triste, soy bueno escuchando. Cuidate

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Saludos carnalito del alma, gracias por tomarte el tiempo para visitar el blog y comentar.

      Eliminar