Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

viernes, 15 de enero de 2016

Reseña Ángel Mortal.





Al término de una semana realmente importante para mí, en la que le presenté a mis compañeros de equipo, en la aventura de escritura conjunta, así como a todos ustedes, el primer capítulo de “La Magia de Valentina”, ahora es tiempo de continuar con mi firme propósito de seguir presentando dentro del blog de Para decir adiós: Las dos Princesas, a otros escritores noveles, en este caso una compañera más de editorial Endira, Andrea Aliaga.

El caso de Andrea y su “Angel Mortal, así  como el de la reseña que presentaré la siguiente semana de la novela de Sara García “September” me parecen sumamente especiales, motivo por el cual antes de comenzar con la reseña, les diré el porqué.

Tanto Andrea como Sara, no rebasan los 20 años de edad, muchos podrán decir o pensar, que no se puede ser consecuente con ellas por esa razón, cuando antes de esa edad Mozart era ya un genio consagrado de la música, o con esos mismos años Pelé ya había ganado un mundial, por supuesto que su argumento podría ser tomado en cuanta, pero es obvio que se estaría hablando, en dichos casos, de dos tremendos genios, cada uno en su rama, por lo que no es justo medir en esos estándares al resto de los individuos que no nacimos con un talento único.   

Me parece muy importante destacar la edad de dichas autoras por lo siguiente:

En mi concepción muy particular, para escribir, más que para componer música o practicar algún deporte, debes vivir.

Si no has sentido directamente emociones, será muy difícil que puedas expresarlas.

Por supuesto con ello no me refiero a que hayas vivido los actos que has escrito, Salgari nunca fue un Corsario, ni Verne viajó propiamente de la Tierra a la Luna, sin embargo seguramente en sus novelas, plasmaron los sentimientos que ya se habían presentado directamente en sus vidas.

En dicho sentido, si no has rebasado los veintes y provienes de una familia más que nada funcional y has vivido en condiciones “normales”, seguramente de lo que podrás hablar son de los anhelos y deseos propios de la juventud y con el incipiente talento que tengan como narradoras, lo vestirán con su propia imaginación y sus propios mundos.

Claro, que hay jóvenes que con esa edad han tenido más vivencias que un adulto de 50 años, aquellos que han vivido en países en guerras o les han tocado desastres familiares para muchos de inimaginable magnitud, sin embargo la mayoría de ellos, desgraciadamente están más ocupados en sobrevivir a su mundo que plasmarlo en un escrito.

Así que a menos que se traté de Ana Frank o algún otro caso similar, lo “normal” es que a esa edad puedas escribir de las preocupaciones que viven la mayoría de los jóvenes, aceptación, adaptación y romance.

Todo lo anterior lo menciono, porque he intentado leer ambas novelas con la mente muy abierta, ambas son de un género, que siendo honesto, poco me importa, por lo que más que nada he tenido muy en cuenta la posibilidad que ambas tienen de crecer en su campo.

Como he mencionado otras veces soy un ferviente seguidor de los comics, allá por los noventas cuando en el “mainstream” de dicho medio irrumpió un tercer gigante, conocido como Image comics, entre todos sus autores ellos se destacó un jovencísimo talento, llamado Rob Lifield, el entonces muchacho en verdad era un diamante en bruto, mucho talento en potencia, desgraciadamente para él le llegaron demasiados halagos para tan poca madurez.

El joven, que con estudio y dedicación podía haber desarrollado ese talento en potencia, se estancó irremediablemente ante la lisonja de quienes lo rodeaban y el arrollador éxito conseguido a tan corta edad, se tornó en su peor enemigo.
Lifield, no creció nada, ni como dibujante, ni mucho menos como escritor, sin el estudio necesario sus defectos se fueron haciendo cada vez más evidentes, las desproporciones anatómicas de sus dibujos terminaron por rezagarlo ante nuevos valores con mucha más humildad y mucho más propensos a la práctica y la preparación.

He intentado hacer las siguientes reseñas teniendo eso en mente, seré honesto totalmente con ustedes, no es mi deseo apoyar únicamente a ambas escritoras por el simple hecho de su juventud, pero quiero tener muy en cuenta y espero que lo hagan ustedes también, no tan solo sus escritos actuales sino el potencial de crecer que hay en ellos.

El último comentario previo se refiere al género, lo que también he tenido en obvia consideración, puesto  que ni en el cine, el comic o la literatura, soy un seguidor de las novelas románticas y mucho menos de las novelas juveniles románticas, al día de hoy tengo ya 40 años y es lógico que esos temas literarios ya no sean de mi interés, por lo mismo he intentado mediar entre la critica veraz y el ser consecuente con un género que no me agrada.

Sin embargo advierto, a pesar de que no sea mi genero favorito, de ninguna manera soy un enemigo de este tipo de literatura, por el contrario soy un defensor de obras como ellas y como las sombras de gray, porque gracias a ellas, personas que ni por accidente tomaban un libro, se acercan finalmente a la literatura y si de los millones de seguidores de esas novelas, unos cuantos pasan a otro tipo de literatura, estoy convencido que a pesar de su falta de profundidad habrán cumplido con un gran servicio para el Arte.

Dicho lo anterior, va la reseña de “Ángel mortal”



Nombre del libro: Angel Mortal
Autor: Andrea Aliaga
Páginas: 138
Editorial: Endira
Año: 2014

ISBN:  9786078035700


Género: Juvenil, fantasía, romance
Donde adquirirlo:
En México en librerías Ghandi, Sanborns y el Péndulo.
En línea:
Costo aproximado: entre 2.50 y 3.00 dólares  




Te gustará sí: 

Diré que no solo te gustará, te encantará si eres estudiante de entre secundaria (instituto) e inicios de universidad y te ha gustado toda la nueva ola de novelas juveniles como Crepúsculo, Hush, Maze Runner, Los Juegos del Hambre y demás, en las que los protagonistas son jóvenes, que además de enfrentar un reto deben también vivir un tórrido romance como una parte esencial de la trama de la novela.

Si no eres acérrimo seguidor de los temas antes señalados, pero quieres una lectura ligera para pasar un buen rato y con ciertas dosis de fantasía considero que también te será disfrutable.

No te interesará sí:

Si tú eres de los que creen que la nueva ola literaria anteriormente descrita no llega ni siquiera a subliteratura, o eres alguien con una  mala leche manifiesta, en definitiva este libro no es para ti.

Dirigido a:

Principalmente a jóvenes entre los 11 y 25 años, o a adultos que les gusten las novelas románticas, es apto para todo público.  

De que va:

Viviendo entre nosotros hay ángeles, pero no los ángeles que tú has visto representados en los cuadros de cualquier iglesia, sino personas que conviven diariamente con nosotros y que aparentemente no muestran ninguna diferencia a un individuo normal.

En una secundaria de un pequeño pueblo estudia, Amber una chica como cualquier otra, salvo que todos en su familia son ángeles, ella es un ángel de alas negras, lo que indica mucho de su personalidad.

Entre el mundo angelical las capacidades están marcadas por el color de las alas, hay ángeles sanadores, guerreros y cazadores, entre otros, pero el más especial de ellos es el Ángel Mortal, el cual tiene potenciadas a niveles increíbles cada una de las capacidades anteriores.

El padre de Amber fue aniquilado hace años por un grupo de cazadores humanos, comprometidos con acabar con todos los ángeles de la tierra, por considerar que él era el Ángel mortal que llegaría a defender a los suyos.

Ahora el peligro se cierne sobre Amber y todos sus hermanos quienes deberán enfrentar los retos que un grupo de desconocidos recién llegados a su pueblo han traído para ellos, lo que se hará más grave porque uno de ellos es Ethan, un joven por el que Amber siente una atracción muy especial.   





Lo bueno:

Su lectura es ágil y disfrutable casi durante toda la historia, el inicio me pareció un poco lento, para pasadas las primeras páginas se va tornando mucho más emocionante, al grado que finalmente  la trama termina por  atraparte, veo gran potencial en la escritora, tomando en cuenta su edad y que se trata de su primera novela.




A mejorar:

No me gustó que tratándose de una novela realizada por una escritora latinoamericana, todos los nombres sean anglosajones.  Hay dos momentos en que la trama se estanca un poco y la lectura se torna pesada para aquellos que no somos  fanáticos de las obras juveniles, afortunadamente sale de ellos.
Una de las relaciones sentimentales entre los secundarios no me pareció del todo creíble, la noté más como dispuesta para cumplir con la cuota de diversidad, que pareciera deben tener ahora por regla todos los libros y películas.

El punto que creo más debe cuidar la autora es el final de sus novelas, me pareció sumamente abrupto, por supuesto entiendo que es una saga y que no todos los temas pueden encontrar su solución en la primera entrega, pero el de este capítulo no me pareció un climax contundente que me dejará con un buen sabor de boca.  

Valoración final:



Recomendable, si eres joven estoy seguro que te encantará.


Insisto en el tema, no es ni de cerca mi género favorito, aborrezco las películas de Twilight, solo pude ver la primera y con eso me bastó, en este libro sin embargo el hecho de poder terminar de leerlo y que por momentos en verdad lo haya disfrutado, dice para mi mucho del talento en potencia de Andrea Aliaga, he visto con mucho gusto que su libro es de los que mejor respuesta comercial han tenido en editorial Endira, en su página se pueden ver muchos merecidos halagos hacia la escritora por una creciente cantidad de fanáticos de su obra, ojala y de todo corazón Andrea tenga a su lado gente que le haga ver no solo el talento que tiene, sino lo mucho que puede mejorar, si ella les hace caso y en su momento trasciende de la novela juvenil, creo que tenemos a una escritora de la que hay que estar muy pendiente en el futuro puesto que la literatura no solo necesita grandes genios sino gente como Andrea que atraiga a nuevos lectores. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario