Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

martes, 26 de abril de 2016

Kamikaze o Shinpū: El viento divino.





Les deseo un excelente día, hoy quiero celebrar al lado de todos mis amigos que están haciendo este sueño posible, la consecución de un pequeño peldaño más; el Blog de Para decir adiós: Las dos Princesas, ha llegado a más de 20,000 visitas.

Millones de gracias, en verdad y de todo corazón les agradezco la emoción que me hacen sentir con cada una de sus generosas visitas.



Este día también quiero disculparme públicamente con mi amiga Audrey Shai, por no haber podido finalmente participar  en el concurso que organizó, tenía parcialmente listo el cuento con el que lo haría, pero por causas extraordinarias no pude ir a la oficina el día viernes y por tanto no pude mandarlo a tiempo. En verdad lo siento.



En México tenemos la costumbre de ponerle picante y/o limón a cualquier comida, por lo que los platillos tradicionales de otros países, aquí tienen una “mexicanización” que los transforma o los deforma, según como ustedes lo quieran ver, de tal forma que para nosotros el sushi, gyros o Kebabs, respectivamente japoneses, griegos y turcos, pasan a ser conocidos para nosotros con variaciones picantes.  

Sin embargo esa deformación o naturalización de aspectos culturales de una nación lejana, no son propios de los mexicanos, incluso a veces la cultura popular occidental difundida por los Estados Unidos de América hacen que sea más famoso el mito deformado que el original en el que se basa.

Eso es lo que ocurre con el término Kamikaze.

Para los occidentales, Kamikaze tiene una connotación hasta cierto punto negativa, resultando en todo aquel que se lanza a un ataque suicida, llegando al punto de referirnos incluso de tal manera hacia aquellas personas que se embarcan en una aventura que de antemano todos sabemos tendrá resultados negativos.

“Se lanzó como un Kamikaze”

Se suele decir, sin saber que en su origen el término no solo tiene una connotación divina sino de buena suerte.

En Japón, su país de origen, significa “viento divino” y surgió desde el siglo XIII, cuando el país nipon enfrentaba un terrible peligro de invasión proveniente de la poderosa flora naval Mongola de Kublai Khan, nieto de Temudjin “Ghengis Khan”, resulta que cuando todo parecía perdido para el pueblo japonés, el cual no se encontraba preparado para enfrentar a un ejército mayor y mejor armado, fueron salvados milagrosamente por un tifón que arrasó  a la flota, el tifón en cuestión fue llamado Viento Divino (神風?) y  fue considerado como una señal de que Japón era el elegido por los  dioses y, por lo tanto, ellos serían los que se encargarían de su seguridad y supervivencia.



De tal manera en su país de origen, el viento divino fue una bendición no un intento suicida, sin embargo durante la segunda guerra mundial, la palabra kamikaze fue usada y difundida por el ejército de U.S.A y  si bien tiene su origen en  el idioma japonés, el término surge de la lectura equivocada por parte de los traductores estadounidenses de los kanji  (lit. 'dios') y (lit. 'viento'). 

La pronunciación correcta debería ser Shinpū (神風?), sin embargo en todo occidente  el empleo de la palabra kamikaze se propagó y fue aceptada mundialmente como válida, aunque, dentro del mismo país, a los pilotos que dirigían sus aviones para estrellarse deliberadamente contra barcos enemigos se les conocía por el nombre de Shinpū tokubetsu kōgeki tai (神風特別攻撃隊 «Unidad Especial de Ataque Shinpū»?) o por su abreviación tokkōtai (特攻隊?).




Desde la culminación de la Segunda Guerra Mundial, el término se ha seguido aplicando a diversos tipos de atentados, donde el protagonista se sacrifica deliberadamente (como en el caso de ataques terroristas), o como una forma metafórica donde el individuo tiene pocas o escasas probabilidades de éxito con un riesgo considerable.


Algo similar ocurre con el harakiri, o suicidio ritual por deshonra de un Samurai, del cual el nombre correcto es seppuku (腹切 o 腹切り? lit. «corte del vientre») 


Las palabras harakiri (腹切? «vientre» + «cortar») y seppuku (切腹?) se escriben con los mismos caracteres, aunque con distinto orden y distinta lectura: harakiri utiliza la lectura kun   (original japonesa) y seppuku la lectura on (de origen chino). En japonés se prefiere el término seppuku puesto que la palabra harakiri se considera vulgar.


Saludos y nuevamente millones de gracias, les deseo que todos los problemas que enfrenten sean arrastrados por un viento divino.  


9 comentarios:

  1. Nada de disculpas querido amigo J.F.Dominguez ya sera en otro tiempo...
    aparte de moderador te ves divino jajaja no crees... y estas en lo de tu libro que es algo maravilloso...linda historia la de los kamikaze ( viento divino )....abrazucos siga cerquita.

    ResponderEliminar
  2. Curioso el recorrido que tienen algunas palabras. Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente resulta singular como algunas palabras se van deformando o no perdemos la nación de su significado original. Muchas gracias saludos

      Eliminar
  3. Me parece interesante la informacio y vi tambien que pusistes los caracteres ya que la escritura japonesa, se escribe con caracteres curvos, cuadrados y caractes sinbolicos, utilizando las tres formas y se hace de derecha a izquuerda y de arriba hacia abajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, según he escuchado el japones es de los idiomas más difíciles de aprender como segunda o posterior lengua. Saludos

      Eliminar
  4. Me parece interesante la informacio y vi tambien que pusistes los caracteres ya que la escritura japonesa, se escribe con caracteres curvos, cuadrados y caractes sinbolicos, utilizando las tres formas y se hace de derecha a izquuerda y de arriba hacia abajo.

    ResponderEliminar