Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

miércoles, 31 de agosto de 2016

El oscuro arte de tragar sapos.




Muy bueno días muchas gracias por estar nuevamente de visita en el blog de Para decir adiós: Las dos Princesas, novela respecto a la cual sigo sin noticias de Endira Editorial, por lo que desgraciadamente creo que será prácticamente imposible poder tenerla lista en el transcurso de septiembre, espero que este sea el ultimo retraso y a más tardar en octubre la novela pueda estar por fin en aparadores.

Uno de los más grandes orgullos literarios de México, lo fue Carlos Fuentes, el cual como una mente ilustre no solo se limitó a plasmar las ideas de su prospera imaginación, sino que en numerosas ocasiones su pluma dejo ver una crítica feroz a la sociedad y la política mexicana, es respecto a esta ultima que acuñó una frase inmortal.

“La política en México es el arte de tragar sapos sin hacer gestos.”

Al llegar al ideario popular la frase ha tomado un tenor un poco más vulgar, siendo ahora mencionada también como.

“La política es el arte de comer mierda sin hacer gestos.”

En ambas versiones se refiere a lo mismo, para llegar lejos en la política mexicana, en numerables ocasiones tendrás que dejar atrás tu dignidad y orgullo para soportar el amargo trago de la humillación, el mal trato, la derrota y las vejaciones.

Para los políticos mexicanos, si son disciplinados y “tragan sapos” estoicamente, la vida les dará la posibilidad de la revancha, otorgándoles el poder necesario para en su momento poder convertirse en los nuevos victimarios que les llenaran el buche de batracios a otros “políticos”.



Esta enseñanza, la cual por supuesto Fuentes describía como un muy fino insulto, pasa de generación en generación de los nuevos políticos, los que además de practicar la lisonja, usualmente aguantan cualquier trato despótico con tal de ocupar un puesto.

En Chiapas hace poco se dio un ejemplo que clarifica lo anterior, en un arrebato de furia, el actual gobernador, Manuel Velasco, propinó una bofetada a un colaborador suyo, dicho acto fue realizado en un acto público ante cientos de personas, de las cuales una de ellas lo grabó en vídeo y lo hizo del dominio popular.

En el colmo de frivolidad que impera en este Estado, días después en un nuevo acto público, el Gobernador llamó a su colaborador a quien le pidió una disculpa y le pidió que le propinara una cachetada delante de toda la gente, el empleado ahora simuló pegarle al político ante la risa de los presentes, meses después tan deplorable sujeto fue nombrado titular de la Secretaria Particular del Gobernador.

El indigno joven tragó sapos y logró su vil cometido.

Desgraciadamente lo anterior ha permeado más allá del ámbito político instalándose en la cultura del mexicano, haciendo socialmente tolerable el despotismo patronal o el instaurado por cualquier figura de autoridad.

En mis años universitarios conocí a un maestro que humillaba a sus alumnos, al grado de llamar prostitutas a todas las mujeres que estaban en su clase y poniendo sobrenombres a cualquiera del que quisiera burlarse, jamás olvidaré cuando nos advirtió:

¿Si alguien quiere quejarse de mi forma de tratarlos deberá hacerlo con el titular del departamento de anatomía y el titular del departamento soy yo?

Por supuesto ninguno de nosotros realizó una queja del trato al que fuimos sometidos por el tiránico instructor, quien llegó al grado de maltratar físicamente a algunos compañeros.

Él se ufanaba de ser el filtro que separaba a los buenos médicos de los aspirantes a médicos, recuerdo que en ese tiempo me pregunté  ¿De qué tamaño era la aspiración de mis compañeros por llegar a ser médicos, que permitían aquellas humillaciones?

Por mi parte a escasos cuatro meses, opté por hablar con mis padres para anunciarles lo que yo sabía de antemano, aquella no era mi vocación y no pasaría mi vida haciendo algo que no me gustaba, afortunadamente conté con su apoyo con la única condición de terminar todo el primer año.

En el transcurso de ese año, vi como varios compañeros –los cuales tenían la capacidad necesaria- fueron dejando atrás su aspiración de convertirse en médicos al no tolerar el trato inhumano al que éramos sometidos por el remedo de maestro llamado Ramiro Montemayor.

Entre ellos recuerdo a un compañero que sobresalía en el resto de materias, pero al ingresar a aquella clase de anatomía del doctor Montemayor, comenzaba a temblar de pavor, aquel nerviosismo lo hacía tartamudear al responderle por lo que el “maestro” le nombró el “Idiotita de la clase” sobrenombre con el que le siguió llamando, incluso al pasar la lista diariamente,  hasta que el joven no soporto más y optó por renunciar a su sueño.

Seguramente habrá quien conciba que se deban soportar humillaciones para alcanzar las metas, o que justifique el “castigo” despótico como una actitud necesaria para hacer emerger el talento y el carácter, pero en mi concepción personal está primero la dignidad que cualquier aspiración y están primero la decencia y el respeto como promotores de la capacidad.



Por supuesto ahora que soy padre, sé que si alguna vez en el trabajo tuviera que enfrentar un trato así probablemente tendría que sortear por un tiempo la humillación para no dejarlos sin la debida manutención, pero jamás lo haría por conseguir un ascenso ni por alcanzar un sueño.  


Siempre le pido a la vida que jamás me permita tragar sapos sin hacer gestos. 

9 comentarios:

  1. me enganchaste con este cuento que a mi me ha fascinado precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras amiga, me alegra que te esté gustando la narración, saludos.

      Eliminar
  2. Cuántos sapos hay que tragar... No recuerdo quién, dijo que lo único verdaderamente bueno de ser millonario era que no tenía que aguantar gilipolleces. Cada día que pasa estoy más de acuerdo con él. Pero mientras no lo seamos... Me ha encantado tu exposición. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, hay mucha verdad en lo que dices, desgraciadamente en algunos casos los que se hacen con los millones o con el poder para ya no tener que aguantar las cosas terminan haciéndose victimarios.

      Eliminar
  3. De visita en tu blog.Me place leerte.Te invito a leerme.
    caminantecaminemos.blogspot.com
    Mi saludo con infinito respeto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ya he leído tu blog y me ha gustado, saludos.

      Eliminar
  4. De visita en tu blog.Me place leerte.Te invito a leerme.
    caminantecaminemos.blogspot.com
    Mi saludo con infinito respeto.

    ResponderEliminar
  5. Triste en verdad la Política tan brutal y despótica que permea a mi País, son aprendidas y heredadas de las antiguas monarquías donde el vasallo no era nada y se tenia que poner de "tapete" ante el monarca, tal vez su premio seria estar cerca de su señor y su corte, hoy, es estar en la nómina del "señor todopoderoso" Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ignacio, muchas gracias por tu comentario, el servilismo es la más denigrante de las acciones humanas, recuerdo a un pobre tipo que se autodenominaba el "gato" de su patrón, muy triste pero cierto.

      Eliminar