Bienvenidos.

Este es un espacio creado para tener interacción con todas aquellas personas que se interesen en la novela Para decir adiós: Las dos Princesas, publicada por Editorial Endira, la cual se encuentra a la venta en librerías de México y en todo el mundo mediante Paypal en compra directa aquí en el blog.

viernes, 10 de junio de 2016

La triste y fatídica historia de la discriminación a las Amazonas



Bienvenidos nuevamente al blog de Para decir adiós: Las dos Princesas, muchas gracias por estar visitando de nueva cuenta este espacio.

En la publicación de hoy quiero ahondar un poco más sobre un tema tratado en otras entradas y que desgraciadamente es algo profundamente arraigado en la idiosincrasia del mexicano.

Hace unos días me entere de un hecho que quizá algunos pueda parecerles intrascendente pero a mí me parece en verdad lamentable porque se trata de una muestra más de discriminación de las muchas que hay en este país.

Aquí como creo que ocurre en muchos lugares, existen lugares dedicados al entretenimiento nocturno, en México de unos años para acá son llamados coloquialmente “antros” en los que es una costumbre que existan cadeneros, es decir tipos apostados en la entrada que seleccionan a quienes van a entrar al susodicho lugar a divertirse.



Imagino que en la mayoría de los lugares de otras latitudes la selección se basa en el poder adquisitivo de los aspirantes a ingresar al bar de moda, en México esa selección se extiende también al color de piel. Si la persona va vestida con ropa de marca y además es rubia o de ojos claros sin duda tendrá prácticamente asegurada la entrada al lugar, por el contrario a medida que tu piel sea más obscura el ingreso se te ira dificultando, por supuesto con la excepción de que te trates de un futbolista de renombre.

El punto es que la discriminación se ha extendido, hace unos cuantos días una joven que reuniría todos los viejos estereotipos para considerar de facto su ingreso a cualquiera de estos lugares, puesto que se trata de una joven rubia, fue detenida por el cadenero prohibiéndole el acceso al lugar, al ver que el resto de sus acompañantes podían accesar, la joven cuestionó el porqué de la negativa a su derecho a entrar al “antro”, la respuesta del caballeroso cadenero fue:

“Lo siento estás muy mamada.”



En México la palabra mamada o mamado, tiene diferentes acepciones, la mayoría de ellas más que de uso coloquial son de uso vulgar, entre ellos esta la que se refiere a una persona sumamente musculosa, es decir aquí se puede referir:  Hulk está bien mamado.

El punto es que la joven en cuestión, Marce PIña es una deportista de crossfit de mucho éxito en Monterrey, su ciudad natal, la cual no solo participa en competencias sino que da clínicas a quienes quieren mejorar su salud.



Lo que debería ser un motivo de admiración se convierte de pronto, por la oscuridad mental, en un motivo de discriminación de género.
Es decir si se hubiera tratado de un hombre musculoso (por supuesto que también reuniera el estereotipo requerido por el cadenero) la entrada no le hubiera sido negada pero como se trataba de una mujer el ingreso le fue rechazado.

Lo anterior se traduce en la mentalidad de muchos mexicanos en lo siguiente:

“Una mujer no puede ser fuerte o al menos no puede dar la imagen de fortaleza física.”

Los estereotipos son terribles, como lo son los que pretenden dictarnos como debemos concebir  la belleza.

En la mitología griega existe la leyenda de las amazonas, mujeres guerreras que se oponían al imperio de los hombres, entrenándose hasta ser sus iguales en destreza de combate, por lo que dentro de los trabajos encomendados a Heracles (el Hércules romano) estaba el derrotar a las indisciplinadas Amazonas, por medio de trampas Heracles las venció e incluso terminó ultrajándolas sexualmente, antes de la matanza.



Como otros mitos, este pretendía también dar una enseñanza y fijar un estándar, en este caso el que decía:

“Como mujer no puedes ser fuerte y equipararte a los hombres, si no recibirás un castigo.”

Por supuesto ese pensamiento data de hace más de tres mil años y resulta inconcebible que aun se reproduzca hoy en día.
Cualquier discriminación debe ser ferozmente combatida, tratase de la religiosa, sexual o económica.

Me resulta muy triste que en este país, en el que la gran mayoría de las personas son de tez morena, exista una discriminación por el tono de la piel, es en verdad ridículo.

Otro ejemplo más de lo anterior puede verse en algo que también parecería intrascendente, pero por supuesto viéndolo de fondo no lo es.

Seguramente muchos de ustedes vieron en cine Starwars episodio VII, en dicha película uno de los dos protagonistas es de tez negra, a mi juicio el personaje es lo suficientemente fuerte y carismático para que se convirtiera en lo que para mi generación fue Luke Skywalker y Han Solo, sin embargo en jugueterías y supermercados la figura de acción del susodicho personaje tuvo que ser rematada incluso con descuentos de más del 70% porque a los padres y niños mexicanos no les interesó adquirir el juguete de un héroe negro.

La semana pasada mis hijos me han llenado de orgullo, acudimos al supermercado (al cual cada vez estoy más convencido de no llevarlos) y como en cada visita tuve que batallar con ellos para convencerlos de los motivos por los cuales no podía comprarles juguetes, sin embargo ellos fueron los que terminaron por convencerme, por lo que fuimos a escoger los muñecos que les compraría, en el carrito les coloqué varias figuras para que ellos escogieran, mi hija de tres años de inmediato retiró al resto de princesas y se quedó con Tiana, la protagonista de La princesa y el Sapo (con quien por cierto ahora duerme todas las noches), los finalistas de mi hijo de cinco años fueron el soldado de invierno y la viuda negra (efectivamente se trata de una muñeca de una heroína de acción), lo anterior me convenció que con educación y con el ejemplo se pueden combatir los estereotipos. 



Un niño puede y debe ver también a una mujer como una posible heroína y una figura de fortaleza, sino terminará discriminando a una mujer porqué  esta “mamada”.



Dentro de los juguetes de la Liga de la Justicia que Emilio tiene está la figura de acción de la Mujer Maravilla, la guerrera amazona que rivaliza en fuerza y poder con el mismo Superman, al jugar él, no solo la llama Diana (su nombre de pila) sino que la hace entablar batallas como cualquier otro integrante del grupo de héroes así también cuando el episodio VII estuvo en pantalla el segundo personaje favorito de mi niño y del cual adquirió el muñeco también en ese mismo orden fue Finn, el héroe de tez negra, solo superado obviamente por el “cool” villano Kylo Ren.




El color es solamente el efecto del reflejo de la luz en nuestro cuerpos y la percepción de esos haces reflejados por nuestros ojos, sin luz todos somos exactamente iguales, resulta curioso pensar que en este caso lo que necesitamos es un poco de oscuridad para darnos cuenta que en ella todos somos iguales, todos somos de color negro.   

2 comentarios:

  1. el racismo es tan viejo como la tierra,no es que este desde hace tres mil años o más, los valores son esenciales para toda ocasión, que el cadenero no haya dejado pasar a Marce no es culpa de la discriminación si no de la ignorancia del cadenero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, la discriminación es una salvaje hija de la ignorancia.

      Eliminar